FRANCIA | LUIS FERNÁNDEZ

"Pude haber fichado a Trezeguet, Roberto Carlos y Eto'o para el PSG"

Luis Fernández espera volver al PSG, en esta ocasión como director de cantera, y recuerda en 'Le Parisien' sus anteriores etapas en el conjunto parisino.

"Pude haber fichado a Trezeguet, Roberto Carlos y Eto'o para el PSG"
CHARLES PLATIAU REUTERS

Luis Fernández (2 de octubre de 1959) es leyenda del PSG y en una extensa entrevista con 'Le Parisien', con motivo de los 50 años del conjunto parisino, ha hecho balance de sus etapas pasadas en el club. Además de mostrar su esperanza de volver a París como director del nuevo centro de formación que están construyendo. El exentrenador, nacido en Tarifa (Cádiz), dirigió al PSG entre 1994 y 1996 y volvió al Parque de los Príncipes entre el 2000 y el 2003 y toda esa etapa la analiza, a través de una serie de curiosas anécdotas, con un gran protagonista que sobresale: Ronaldinho y la difícil relación entre ambos.

Inicios: "Imagino que fui elegido para calmar un poco las cosas. No fue fácil irme del Cannes. Pero cuando el PSG te ofrece un trabajo, no puedes negarte. Mirando atrás, tal vez debería haber esperado. No es fácil ganar, a los 34 años, estar al frente de un grupo que acaba de ganar el campeonato francés. Me vieron entrar y dijeron: 'Nos acabamos de convertir en campeones. No vas a hacer lo que quieras'. (...). En la primera temporada, me aseguré de mantener a George Weah, que quería irse, y a Rai, que no se sentía bien..."

"Roberto Carlos vino a saludarme, sabe que fui el primero que quiso ficharle"

Fichajes frustrados: "No va según lo planeado. Podría haber traído a David Trezeguet, Roberto Carlos, Laurent Blanc y Samuel Eto'o al equipo. Estuve hablando con ellos. Los cuatro estaban a punto de firmar. Canal + (accionista del club) no aceptó por razones presupuestarias. Eto'o quería venir al PSG. Roberto Carlos todavía era un desconocido, jugaba en el Palmeiras. Hablé con él por teléfono, me dio el visto bueno. Jean-Michel Moutier me dijo: 'Tenemos mejores cosas para ese puesto'. Firmó en el Inter de Milán y luego en el Real Madrid. Cuando me convertí en entrenador del Athletic, en el partido contra el Real Madrid, Roberto Carlos vino a saludarme. Sabe que fui el primero en Europa en querer ficharle. Trezeguet estuvo durante 15 días a prueba. El patrocinador tampoco quiso. Laurent Blanc tenía problemas en Saint-Etienne y estábamos dispuestos a asumir su salario. En cuanto a Christian Karembeu, en el Nantes. Estaba dispuesto. Se me negó todo".

"La primera temporada con Ronaldinho es perfecta"

Segunda etapa: "Mi última aparición en el banquillo fue dura. Laurent Perpère (el presidente de entonces) no sabe nada de fútbol. Es difícil trabajar con un hombre con el que no tienes relación. Cuando Ronaldinho llega al club, se me advierte: va a ser difícil manejar al jugador. La primera temporada es perfecta: jugador perfecto, actitud perfecta. (...) En los entrenamientos, todos sus compañeros me pedían que lo pusiera en su equipo (...), porque ninguno de ellos quería ser humillado por su técnica. Es campeón del mundo al final de su primer año. El entrenador brasileño vino a felicitarnos a mí y a mi equipo por el trabajo que hicimos con él".

"Ronaldinho llevó a chicas a su habitación por la noche"

Segunda temporada con Ronaldinho: "Empieza a ir de fiesta (...). Debería haber sido nuestro líder, llevarnos a la cima, ganar el título y la Copa de Europa. Llevó a chicas a su habitación por la noche. Estábamos en el vestíbulo del hotel con el personal. Vimos venir a cuatro chicas. Le pedí a mi ayudante, Eric Blondel, que las siguiera y se fueron a la habitación de Ronnie".

¿Cómo responde?: "Llamé al presidente al día siguiente e hice que llamasen al jugador para que viniese al estadio. El presidente me dijo que entre Ronnie y Luis, él tenía que elegir. En el siguiente partido, el público cantó mi nombre y yo dije: 'El público ha elegido, puedes irte'. Con un jugador como Ronnie, podríamos haberlo ganado todo. Sabíamos que teníamos un alienígena. Sir Alex Ferguson nos llamó, le quería. Es el mejor jugador que he entrenado junto con George Weah (...). El fútbol no funciona así. El espectáculo tienes que ofrecerlo todos los días, en cada partido. Todo lo que puedes hacer es enamorarte de Ronnie. Pero su segundo año fue un desastre".