INGLATERRA

Así se ganó Ancelotti el corazón de los aficionados del Everton

Es el primer entrenador del club desde la década de los 90 que está integrado con las gentes del lugar: se le ve paseando a sus perros, con su mujer y charlando con los seguidores.

0
Así se ganó Ancelotti el corazón de los aficionados del Everton
PETER POWELL AFP

El 21 de diciembre de 2019 Carlo Ancelotti firmó con el Everton para ser su entrenador en los próximos cuatro años y medio. Un año después los resultados acompañan, el equipo ocupa los puestos de cabeza de la Premier League y, lo más importante, se ha ganado el corazón de la afición.

¿Qué cómo lo ha hecho? El diario Daily Mail da la receta mágica: buenos resultados (su primer gran revés lo ha sufrido tras la derrota en la Copa Carabao ante el Manchester United) y, sobre todo hacer vida en Crosby, una zona residencial de playa a media hora de Liverpool, y hacer vida social y mezclarse con los aficionados en su día a día.

La cercanía es lo que ha enamorado a la afición. De hecho, es el primer entrenador del Everton que vive en Merseyside, el condado donde se encuentra Crosby, la zona playera de Liverpool, desde la década de 1990.

"Creo que eso ayuda", dice Duncan Ferguson, uno de sus asistentes de confianza. "Te da la conexión con los aficionados, con la ciudad". Es algo habitual ver a Ancelotti pasear a sus tres perros por Crosby y pararse a hablar con los aficionados. En marzo, antes del confinamiento, relata el diario británico, visitó un establecimiento de la popular zona de Bootle Strand, donde acude gente de la clase trabajadora y eso sorprendió a los presentes. No es el tipo de lugar donde verías a un entrenador de la Premier League, apunta el medio inglés, que asegura que aquel día no tuvo inconveniente alguno en hacerse fotos con los seguidores más incrédulos.

Ancelotti pasea regularmente a sus tres perros con su esposa, Mariann, y no se puede mantener una conversación con él sin que él le pregunte si conoce la zona, de la que está enamorado. Un amor que parece recíproco en una afición que está encantada con su entrenador, al que valoran por su cercanía y por su gran palmarés. Antes que al Everton entrenó, de más reciente a más antiguo, al Nápoles, Bayern, Real Madrid, PSG, Chelsea, Milan, Juventus, Parma y Reggiana.

El primero que confió en Carlo Ancelotti fue Farhad Moshiri, el accionista mayoritario del Everton. Fue un amor a primera vista en su primera reunión en Múnich en diciembre del año pasado. Conectaron y Moshiri no desaprovechó la oportunidad de fichar a un entrenador que había ganado tres veces la Champions.

Su extraordinario palmarés y su cercanía se completan con una exigencia máxima, con la que también se ha ganado a los jugadores. Michael Keane desvelaba este verano algunas de esas charlas motivadoras: "Hablamos sobre lo que queríamos cambiar y cómo lo hacemos. Quiere que juguemos con confianza; nos dice que si cometemos un error, tengamos la confianza para seguir adelante. Tenemos uno de los mejores gerentes del mundo. No tenemos excusas".

También se ha ganado a la afición con su maestría para enfrentarse a la derrota y a las adversidades, la última la lesión de su gran refuerzo, James Rodríguez, que se perderá con seguridad los dos partidos próximos, el de hoy ante el Sheffield y el próximo ante el Manchester City antes de final de año.