LEGANÉS

Sus cuentas como visitante alejan al Leganés del ascenso directo

El Leganés sólo ha cosechado 9 puntos en 9 partidos. Para acercarse a la media del ascenso directo en la última década tendría que sumar 22 de sus próximos 33 puntos visitantes

Sus cuentas como visitante alejan al Leganés del ascenso directo
Luis de la Mata Diario AS

El Leganés presenta preocupantes números fuera de Butarque. Los pepineros son, en lo que llevamos de curso, el decimotercer equipo forastero, con sólo nueve puntos cosechados en nueve partidos disputados. Y podría ser peor. En el último partido del año ante el Sporting, en El Molinón, empataron gracias a un penalti muy, muy dudoso en el 90+4’. Al ritmo actual, el Leganés presenta guarismos que no le darían para aspirar a las plazas de ascenso directo. De no variar su rumbo como visitante, lo normal es que el Lega aspire, como máximo, a un puesto en los play-off.

Lo dicen los números de las últimas temporadas. Desde la campaña 2010-2011, sólo un equipo de los 20 que lograron el acenso directo sumaron menos de 28 puntos fuera de casa. Fue el Huesca, que el curso pasado acumuló solo 22 puntos allende su estadio, a una media de 1,04 puntos por partido.

Es un promedio muy bajo, pero todavía mejor que el del actual Leganés de Martí. La media de los blanquiazules es de punto por partido como visitante. De seguir este ritmo, el Leganés acabaría el curso con 21 puntos sumados fuera de Butarque. Insuficiente incluso en una campaña de puntuación baja. Ya no digamos para un curso de ritmo normal.

Lejos de la media de la década

Tomando como referencia la última década, los equipos que lograron el ascenso directo tuvieron una media de 33,1 puntos fuera de casa para aquellos que subieron como primeros clasificados (1,5 puntos de visitante por partido) y una media de 31,3 puntos (1,49 puntos de visitante por partido) en el caso aquellos que lo hicieron como segundo clasificado. Así fue como el Leganés ascendió a Primera en la temporada 2015-2016.

El equipo entonces dirigido por Asier Garitano hizo de Butarque su baluarte, pero también sumó excelentes números más allá de la Avenida los Once Leones. Logró, en total, 31 puntos fuera y fue el tercer mejor visitante de la temporada, sólo superado por el Alavés y el Córdoba.

Así las cosas, si el Leganés quisiera igualar el ritmo de cursos atrás, necesitaría sumar, al menos, 22 puntos de los 33 que le quedan por jugar como visitante, esto es, acumular algo así como siete victorias y un empate en los próximos once duelos fuera de su hogar. No es imposible pero sí complicado, muy complicado.

El alto ritmo actual, otro problema

Estas cuentas tienen otra lectura negativa para el Leganés si se comparan, no con el contexto pasado, sino con el actual. Porque esta temporada está siendo histórico en Segunda División por su elevadísimo ritmo en lo que se refiere a la cabeza.

Mallorca, Espanyol y Almería proyectan una Liga a 90 puntos para lograr el ascenso directo y, aunque seguramente al final del campeonato su velocidad se atempere, lo normal es que éste sea un curso de alta exigencia en lo que a puntos se refiere. Tanto en casa, como fuera, asignatura ésta donde el Leganés de Martí no consigue dar la talla todavía.