PSG

Tuchel y el PSG: tres años de líos y desavenencias hasta su despido

El técnico alemán no ha sabido ganarse la confianza de sus jugadores ni tampoco de la directiva desde que llegó al PSG y ha acabado pagando las consecuencias.

Tuchel y el PSG: tres años de líos y desavenencias hasta su despido
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Thomas Tuchel no es oficialmente ya entrenador del PSG. El alemán fue destituido por Leonardo tras el encuentro contra el Estrasburgo, anticipando una decisión que era un secreto a voces desde la temporada pasada. Las declaraciones de Tuchel, afirmando que se sentía un Ministro de Deportes antes que un entrenador, fue la gota que colmó el vaso de una relación de amor-odio con la directiva del PSG que ha terminado con una destitución antes de acabar el año.

Los problemas de Tuchel en París se han sucedido durante mucho tiempo desde que aterrizara en la capital francesa hace tres años. En su primera temporada en el PSG, tuvo que lidiar tempranamente con un problema de egos en el vestuario. Durante un partido contra el Lyon, Cavani le quitó un penalti a Neymar, provocando la cólera del brasileño y destapando unos rumores en la prensa de la mala relación de ambos en el equipo. No obstante, el exentrenador del Dortmund intentó calmar las aguas en rueda de prensa, quitando hierro al asunto y buscando que tanto Ney como Cavani se complementaran en el campo. Fue la primera piedra en un camino repleto de minas que han mermado físicamente al técnico.

Uno de los peores momentos de Tuchel como entrenador se produjo en la Champions League. El PSG cayó eliminado en 2019 a manos del Manchester United y tras perder con estrépito por 1-3 en el partido disputado en el Parque de los Príncipes. Tuchel achacó la eliminación a la lesión de Neymar y, aunque continuó como técnico del conjunto parisino, en aquel entonces comenzó a distanciarse de Al-Khelaïfi y posteriormente de Leonardo. De hecho, uno de sus enfrentamientos a la dirección deportiva, encabezada en aquel entonces por Antero Henrique, fue la de prácticamente no jugar nunca con Leandro Paredes porque su petición en el centro del campo había sido Idrissa Gueye (que llegaría con Leonardo) y no el argentino. Después, con el brasileño, las relaciones se distanciarían todavía más.

El final de la temporada 2018/2019 tuvo como último regalo para Tuchel unas declaraciones de Kylian Mbappé que revolucionaron las redes. El internacional francés, relacionado todos los años con el Real Madrid, afirmó en una gala de premios de la LFP que podría buscar mayores responsabilidades en otro equipo. Las insinuaciones del alemán meses atrás, asegurando que Neymar es la clave del sistema y su jugador más importante, hicieron replantearse a Mbappé su futuro en la capital francesa. Meses después de aquello, Tuchel y el campeón del mundo tuvieron sus más y sus menos por varias veces en las que el técnico le sustituyó, dejando en el campo a otros jugadores como Neymar o Di María.

El de Mbappé no ha sido el principal problema que ha tenido Tuchel como entrenador del PSG. Leonardo sustituyó en 2019 a Antero Henrique como director deportivo del club y una de sus primeras decisiones fue la de hacerse con la totalidad de los fichajes, aumentando la crispación con el entrenador. A Tuchel no le sentó nada bien la gestión que tuvo con Neymar, el cual forzó su salida al Barcelona y, tras cerrarse el mercado de fichajes, ya estaba en el once titular por petición de Leonardo. De hecho, durante el mes de septiembre, Tuchel le recriminó al director deportivo la falta de fichajes en una temporada en la que no había tiempo para descansar. "Luego si caemos eliminados en Champions, ya sabéis cuáles son los motivos", subrayó Tuchel, a lo que Leonardo le respondió de forma tajante: “Si no se está a gusto en un sitio, lo mejor es que se vaya”. Aún así, Moise Kean y Rafinha aterrizaron en París durante el último día de mercado y eso calmó las aguas relativamente en el PSG. Leonardo ya había tenido sus rencillas con Tuchel justo antes de la final a 8 de Lisboa, ya que el brasileño contactó con Allegri para suceder al técnico en el banquillo, pero la pandemia del coronavirus y las pérdidas del PSG no terminaron por consumar la idea de Leonardo.

Sin embargo, las declaraciones de Tuchel el 23 de diciembre, tras haber ganado 4-0 al Estrasburgo, y, afirmando que se siente sin apoyos de la directiva y como un Ministro de Deporte, han anticipado una decisión que se iba a materializar a final de temporada. Su gran problema en París no fue deportivo, sino extradeportivo, ya que pocos entrenadores podrán decir que llevaron al PSG a su primera y única final hasta la fecha de la Champions League.