RACING | JAVI ROZADA

"Aunque me duela mucho, respeto mi destitución"

El ya exentrenador del Racing se confiesa sorprendido por el momento del despido, pero reconoce que el equipo no evolucionó como él hubiera querido

"Aunque me duela mucho, respeto mi destitución"
Nacho Cubero DIARIO AS

¿Cómo está, 24 horas después de su destitución?

Asimilándolo todavía. es un momento delicado, porque aposté mucho por ir allí, por ese proyecto y, la verdad, estoy dolido.

Parece incluso más bajo de moral que el mismo lunes, justo tras el despido...

Es que ayer fue todo muy rápido y lo único que tratas es cerrar todo amistosamente con el club, casi no te da tiempo de pensar, pero ahora ha habido una noche de reflexión de por medio y, sí, la verdad es que estoy de bajón, por todo lo que ha sucedido en estos cuatro meses, que han sido muchas cosas, pero pocas buenas.

¿Cree que es injusta o precipitada su destitución o la entiende?

Injusto..., precipitado..., no sé cual es la palabra exacta. Yo respeto que ellos piensen que el equipo no ha evolucionado, porque yo soy el primero que estoy con ellos. Pero creo que ha habido muchos condicionantes que hay que valorar a la hora de juzgar todo. El día que fuimos a Mutilva veníamos de diez días confinados en casa..., en fin. No quiero poner disculpas, porque en el fútbol se las lleva el viento. No voy a decir que el cese sea injusto o precipitado, porque al final son gente de fútbol que si toman esta decisión es porque creen que es lo mejor. Se lo dijo a ellos a la cara: respeto mi despido, aunque me duela mucho, lo respeto.

¿Se esperaba su despido tras el empate con el Arenas?

No. Después del partido en Gobela, Josemari me esperó al pie del autobús y me dijo que quería que nos reuniéramos el lunes a las 10:30 para charlar un poco y para nada me esperaba el cese porque yo creía que el equipo había dado un paso adelante en Las Arenas. Sabía que ganando en San Sebastián el 3 de enero no pondríamos casi líderes, con el partido del Real Unión pendiente.., pero según llegué, me lo dijo. Me quedé sorprendido, pero sabemos que en el fútbol a un entrenador le puede pasar esto en cualquier momento.

¿En qué se ha equivocado?

Seguro que me he equivocado, claro. Si tuviera que decir una cosa concreta sería el no haber priorizado, de la mano de Josemari, hacer una estructura de equipo a largo plazo. Me obsesioné un poco con los resultados al principio, después de empatar con el Portugalete, porque pensaba que para el Racing, en esta categoría, los resultados son superimportantes. Me olvidé de dar una estructura de equipo, fui a por el partido siguiente y creo que eso ha perjudicado.

¿Asume que ha estado dando bandazos a la hora de confeccionar el equipo semana a semana?

Sí, sí, asumo que he probado muchas cosas y que el equipo no ha llegado a funcionar como a mí me gustaría. También digo que, por ejemplo, para jugar un 4--2-3-1, que a mí me encanta, hay que tener una serie de herramientas que yo no las veía. Al final, tienes una plantilla y tienes que intentar optimizar a tope lo que tienes.

¿Se ha equivocado con Cejudo, al que no ha dado muchos minutos?

El tiempo lo dirá. Yo le respeto mucho en el tema profesional y más todavía en lo personal. No sé si me equivoqué, pero esto es fútbol y si lo hice fue siempre pensando en el bien del equipo. Siempre entrena de forma formidable y nunca me puso una mala cara o una mala palabra.

El verano pasado estuvo dos semanas esperando a que el Racing se decidiera a firmar su contrato. ¿Se arrepiente de haber llegado así?¿Volvería a fichar en un equipo, solo, sin ayudantes de confianza?¿Sin peso alguno en los fichajes?

Lo primero, rotundamente, no. Jamás iría a un club solo, jamás iré como fui a Santander. Eso me vale para aprender en la vida. Lo de fichar o no..., los entrenadores hoy en día estamos más para entrenar lo que nos den que para influir en los fichajes.

¿Usted no fichó a ningún jugador?

No. No hay ni uno que fichara yo. Es verdad que se consultaba, porque Pedro y Josemari son supercolaboracionistas. Colabora el uno con el otro, con nosotros, son muy receptivos..., pero jugadores míos ahí no fueron ni uno.

¿La plantilla resultó lo que usted esperaba o se quedó por debajo?

Es verdad que hay mucho talento en esa plantilla, pero creo que es una plantilla que hay que gestionar muy bien entre ganar partidos en este grupo vasco que nos ha tocado y jugar. Me parece un equipo complicado. Talentoso, pero complicado para este formato y esta Segunda B.

En lo personal, ¿se va dolido con alguien? 

No. Ni de jugadores, ni del club. No me voy dolido en ese aspecto.

¿Se ha resentido su amistad con Pedro Menéndez con este despido?

Pedro apostó por mí, pero también Amorrortu, que fue la primera persona que me llamó para venir. Tampoco es justo que se cargue a Pedro la responsabilidad de que lo mío haya salido mal. Cuando un equipo no acaba de funcionar el primero que salta es el entrenador, pero el proyecto sigue y Pedro tiene que seguir ahí con toda la fuerza. Es un tío de fútbol, que siempre lo ha hecho bien, que le echa todas las horas del mundo y es un buen profesional. Creo que falta algún jugador de 'Segunda B', que conozca la categoría, se lo he dicho a él, pero ha fichado lo mejor que creía con los recursos que tenía.

¿Con qué se queda de estos cuatro meses?

Me fastidia no haber podido disfrutar de El Sardinero con público y me quedaría con el cariño y el respeto que me habéis demostrado los medios de comunicación, aunque las cosas no salían y la gente, especialmente en la zona de Monte y La Maruca, donde vivía, que siempre me ha tratado genial.