BRASIL

Kayky y Arthur, las dos grandes joyas del Fluminense campeón

El equipo carioca ha alzado el título del Brasileirao Sub-17 con algunas actuaciones individuales muy destacadas en la parte ofensiva.

El equipo carioca ha alzado el título del Brasileirao Sub-17 con algunas actuaciones individuales muy destacadas en la parte ofensiva.

Fluminense ha conquistado el Brasileirao Sub-17 después de imponerse a Athletico Paranaense tanto en la ida como en la vuelta por un idéntico resultado de 2-1. Aunque el final del torneo haya dejado una de las tanganas más feas que se recuerdan en categorías inferiores, con 10 expulsados en total, cabe destacar a dos jugadores que han sobresalido en el equipo carioca. Uno es Kayky, máximo goleador del campeonato, y el otro es Arthur, que ha sido un jugador clave con apenas 15 años.

Kayky actúa como extremo diestro, aunque es zurdo y aparece constantemente por el carril central del ataque. Es un jugador de talento puro, de regates endiablados con la pelota pegada al pie y de excelente disparo de media distancia. Anotó uno de los mejores goles del torneo en la semifinal ante Sao Paulo después de sentar a varios rivales y en la final ha anotado en ambos encuentros.

Sabe leer el juego para acelerar o frenar en el momento adecuado, se asocia con los compañeros, hace mover al equipo y en esta categoría no he encontrado a un rival que sea capaz de frenarlo.

No obstante, para dar un salto, vital para llegar a profesional y ser tan importante como lo es ahora, debe mejorar el aspecto físico. A pesar de ser uno de los mejores jugadores en Flu, siempre ha sido sustituido sobre la hora de juego, cuando suele bajar su rendimiento.

Arthur, por su parte, es uno de los jugadores más jóvenes de esta edición del Brasileirao con 15 años y está considerado por los técnicos como la gran joya que tiene Fluminense en estos momentos en el fútbol base. Actúa como mediapunta y aunque destaca por su juego virtuoso con la pelota, ofrece un gran sacrificio defensivo.

Disfruta con el balón en su poder y también es inteligente a la hora de moverse sin él para aprovechar espacios, incorporarse al área y finalizar ocasiones. Muestra carácter y siempre se ofrece para recibir entre líneas. Tiene mucho margen de mejora pero parece crecer a pasos agigantados.