CELTA

Aprobados y suspensos del Celta: Brais, el Guti celeste

El talentoso mediapunta fue el elegido por Coudet para suplir la baja de Mina. Abrió el marcador jugando de '9' y lo cerró actuando como interior derecho.

Brais Méndez celebra el primer gol del partido con Iago Aspas, Denis Suárez y Fran Beltrán.
LALO R. VILLAR DIARIO AS

Rubén: Impecable. La única parada de mérito que tuvo que hacer resultó decisiva. Evitó el empate del Alavés respondiendo con una gran intervención llena de reflejos al cabezazo de Joselu.

Hugo Mallo: Enchufado. Mostró su versión más ofensiva en la primera parte, aunque le faltó algo de precisión en el último pase. Luis Rioja solo se le escapó en una ocasión en el pulso que protagonizaron en el segundo tiempo.

Araújo: Dos caras. Expeditivo en defensa, mantuvo a raya a Joselu en el duelo de especialistas en el juego aéreo, excepto en el cabezazo del exceleste que despejó Rubén, y salvó a su equipo rechazando con su cuerpo un remate de Jota que iba directo al fondo de la portería. El mexicano sufrió más con el balón en los pies, cometiendo un par de pérdidas peligrosas.

Murillo: Sin brillo. Su jerarquía dentro del área resulta indiscutible, con cortes providenciales. Sin embargo, lo pasa mal cuando tiene que defender a campo abierto. Lucas Pérez supo explotar ese punto débil del colombiano en una de las aproximaciones más peligrosas del Alavés al área celeste en el segundo tiempo.

Olaza: Un puñal por la izquierda. Puso un centro medido a Brais en el 1-0 y participó en la fabricación del segundo tanto. El uruguayo vuela en ataque desde la llegada de Coudet. Anuló a Jota en defensa.

Tapia: El chico para todo. Se mete entre los centrales para sacar el balón jugado desde atrás, lo mueve con criterio y rapidez cuando se suma al ataque, se multiplica en la recuperación… En esta nueva clase magistral del peruano, enmendó su resbalón en el minuto 2 bloqueando el remate a bocajarro que supuso la única ocasión vitoriana en la primera parte. Inicia la acción del 2-0 con una acertada apertura a la izquierda.

Denis: Pocas veces en su carrera habrá fallado tantos pases de media y larga distancia. Sus diecinueve pérdidas desquiciaron a Coudet. Sus fallos los intentó suplir con derroche físico, pero no es su punto fuerte.

Beltrán: Combativo como falso interior derecho. Intenso en la presión y jugando sin complicarse en ataque. Coudet centró su posición en la segunda parte.

Nolito: Poco inspirado. Dispuso de un par de situaciones para prolongar su racha goleadora, pero esta vez se le hizo de noche dentro del área. Dinámico en la primera parte, apareciendo mucho como mediapunta, desapareció del partido tras el descanso.

Iago Aspas: Máximo asistente de LaLiga. Decantó el partido con un pase de ensueño a Brais en el 2-0. Desmontó a la defensa del Alavés en la primera parte apareciendo como eje de todas las acciones de ataque del Celta por cualquier parte del campo. Pecó de falta de egoísmo y en su único remate se topó con el pie de Pacheco.

Brais: Es el Guti celeste: talentoso, polivalente e irregular. Coudet lo eligió para suplir la baja de Santi Mina y el mosense brilló como ‘9’. Marcó de cabeza por segunda jornada consecutiva y en el segundo tanto, actuando ya caído a la banda derecha, rentabilizó su feeling con Aspas. Al margen de su primer doblete como profesional, disfrutó sobre el terreno de juego exhibiendo su calidad.

Okay (entró por Denis): Consistencia. El Celta había perdido el centro del campo y lo recuperó con la aparición del poderoso físico del turco.

Baeza (entró por Nolito): Desapercibido. Tocó cinco balones en 20 minutos.

Fontán (entró por Beltrán): Coudet apostó por el canterano para variar el dibujo y jugar con tres centrales. Respondió a la confianza del argentino.

Aidoo (entró por Olaza): Saltó al terreno de juego a falta de 20 segundos.

Emre Mor (entró por Aspas): Compareció junto a Aidoo. Le dio tiempo a fallar un control.