FÚTBOL FORMATIVO

El 0-31 del Real Madrid abre un debate sobre el cambio de formato del fútbol base

La goleada del benjamín blanco resalta las desigualdades en las categorías inferiores y la importancia de trabajar psicológicamente con los niños.

El 0-31 del Real Madrid abre un debate sobre el cambio de formato del fútbol base
JUAN GARCIA CRUZ DIARIO AS

EI fútbol en edades tempranas está visto como una herramienta para enseñar valores, divertirse y formar a los más pequeños. Pero el contexto de competición y rivalidad por ganar existe y la desigualdad de nivel es muy patente. Eso sucedió este sábado en el partido de benjamines (8 y 9 años) del Villaverde contra el Real Madrid. El filial blanco se impuso por 0-31, un resultado demasiado abultado pero muy común en las categorías de fútbol base. Una situación ante la que muchos clubes, entrenadores y psicólogos ya han advertido que hay que tratar de cambiar.

"Fue duro. Yo tenía a mi nieto jugando en ese partido", relata Juan Antonio Cozar, presidente del Villaverde, que ya avisa que va a pedir cambios: "Esto no puede quedar así. Hay que cambiar esta norma en una Asamblea de la Federación Madrileña. Voy a proponer que los benjamines de clubes profesionales (Madrid, Atleti, Rayo...) se enfrenten a los alevines (10-11 años) de los más modestos. Eso hacen en Andalucía. Me voy a dejar la vida para que esa humillación no la sufra nadie".

María Blanco, psicóloga deportiva de Train Your Mind, analiza estas situaciones: "Los clubes deben tener claro si están trabajando la formación o el rendimiento. Vivimos en un contexto en el que se mira mucho el resultado. Nadie mira si uno juega mejor o no. Los padres, los entrenadores y todo el mundo miran el resultado, el ser mejor que el otro, el ganar. Y al final el día que encajas 31 goles solo acabas mirando al resultado". Blanco anima a buscar alternativas al gol como reforzadores y motivadores para los jóvenes y que estos puedan mejorar: "El que recibe los goles tiene el problema de la frustración. Encajar 31 supera la tolerancia que tiene cualquier persona y más un niño. Pero hay que hacerles ver si han logrado los otros objetivos que tenían en el partido, como animar al portero cuando encaja un gol o con ciertos matices tácticos que había pedido el entrenador hacer durante el partido. Hay que diferenciar el resultado de la tarea, tanto para el que gana como para el que pierde. Los entrenadores pueden ayudar a formar a través de objetivos en el partido (colocación de los defensas, control orientado, tiros desde fuera del área...) y no solo del resultado. Pueden hacer más complejo marcar para que mejoren como futbolistas". Además, resalta que el trabajo psicológico hay que hacerlo con los chicos, pero también con los entrenadores: "Hay mucho ejercicio emocional y hay que validar sus emociones. Entender que estén tristes y frustrados tras encajar 31 goles. Hay que dirigir un entrenamiento psicológico global. No vale que se trabaje ese aspecto alguna vez durante la semana y el día de partido los entrenadores o los padres les digan a sus hijos que hay que ganar sí o sí y preguntarles porqué lloran si pierden".

Sobre ese aspecto de formación más que de competición habla Sergio Paredes, coordinador de la Escuela Villaverde: "Nuestra filosofía es puramente formativa y por eso los resultados pasan a un segundo plano. Contamos en la escuela con un psicólogo deportivo a disposición de todos los jugadores, entrenadores y padres. Durante la temporada se enfoca más en trabajar con los entrenadores para darles las herramientas concretas para trabajar con los chicos. Dejamos a un lado la competición a estas edades para fomentar los valores que este deporte puede proporcionar para el día a día. Yo siempre digo que quedemos como quedemos el sábado el lunes nos tenemos que levantar para estudiar o trabajar y el resultado da igual. Aquí venimos a disfrutar, divertirnos y aprender. Nuestro fin es formar a los chicos a través del deporte".

Zidane, preguntado por la polémica, quita culpa a los niños: "Están ahí y juegan. Lamentablemente puede pasar esto. Es un poco feo encajar 31 goles, pero no es competencia del entrenador decir que no ataquen. Es más cosa de la Federación. En el baloncesto, con 50 puntos de ventaja se para el partido, hay que mirar por ahí".

José Luis Polo, vicepresidente deportivo de la Federación Madrileña, afirma que la reestructuración de las categorías ya está aprobada para evitar estas situaciones a partir de la próxima temporada. Pero no va, como pide Zidane, por limitar las anotaciones, cosa que tampoco gusta mucho a los clubes, sino por equiparar los grupos: "Nosotros hace dos años planteamos una restructuración y lo aprobamos en la Asamblea. Pero el año pasado no se pudo por el COVID y se hará para la próxima. Se van a crear grupos por arriba de cada categoría y en ella jugarán los de más nivel entre ellos. De esta forma, se va a nivelar más". Eso sí, Polo no comparte la idea de limitar los goles ya que "al final son más los padres y los entrenadores los que se quedan con los resultados y los niños lo olvidan al rato y vuelven a jugar al fútbol para divertirse". Al igual que ve difícil dividir las categorías por jugadores de primer año y segundo: "Somos muchos clubes y grupos. Hay que tratar de contentar a todos. Hay zonas en las que los clubes necesitan mezclar a jugadores de ambos años para poder tener un equipo".

Una visión de restructuración que comparte Jesús Peramo, candidato a la RFFM: "Queremos poner medidas para que el salto de fútbol 7 a 11 no sea tan grande". Miguel Galán, otro candidato a la RFFM, pidió en Twitter "reflexionar sobre los valores deportivos de la cantera". "Modificaré la normativa para cerrar el acta a 10 goles y separar las categorías".