ESPANYOL

Real Madrid, Barça, Luis García y hasta espías contra el Espanyol

Blancas y azulgrana empañaron, con sus victorias ante Femenino A y Espanyol B, la fiesta del triunfo perico ante el Logroñés. Y la Damm paró los pies al Juvenil A.

Seguidores siguiendo un partido del Espanyol en los aledaños de la Ciudad Deportiva Dani Jarque.
JOAN M. BASCU DIARIO AS

Antes y después de la arrolladora victoria del Espanyol en Las Gaunas ante el Logroñés, por 0-3, se produjeron en la Ciudad Deportiva Dani Jarque, primero, y en el estadio Johan Cruyff, después, sendos resultados que dejaron por incompleto el feliz domingo de los pericos. Cayeron el Femenino A y el filial ante Real Madrid y Barcelona B, respectivamente.

El mayor varapalo se lo llevó el conjunto de Primera Iberdrola, que sucumbió en casa por un gol a ocho ante las blancas, que no tuvieron compasión a pesar de que ya se imponían por 0-3 al descanso. A pesar de que Lombi redujo distancias nada más reanudarse el encuentro, la expulsión de Marta Turmo en el minuto 58 dio paso al asedio y gol de un Madrid para el que anotaron Olga Carmona (dos), Lorena Navarro (dos), Chioma, Kosovare Asllani, Jakobsson y Ariana Arias.

El Espanyol femenino no tuvo opciones ante el Real Madrid.

Mucho más igualadas estuvieron las cosas en el derbi de los filiales masculinos, del Grupo 3A de la Segunda B, disputado por la tarde en territorio azulgrana. Aunque Peque avanzaba a los diez minutos al Barcelona B, el capitán perico, Ferran Jutglà, establecía la igualada a siete minutos para el descanso. En el tramo en que más control estaban teniendo los de José Aurelio Gay, Rey Manaj en una acción individual no sin polémica –hasta el Espanyol ironizó en su cuenta de Twitter sobre una posible falta– establecía el definitivo 2-1.

El gol de Ferran Jutglà no fue suficiente para que el Espanyol B puntuara ante el Barcelona B.

Ni siquiera al Juvenil A, que contaba por victorias hasta ahora todos sus partidos esta temporada en División de Honor, le acompañó la suerte en un domingo en que, de los grandes conjuntos pericos, solo pudo ganar el primer equipo.

A los de Luis Blanco les igualó, con goles de Dacosta y Cande, una Damm entrenada por el icónico exjugador blanquiazul Luis García, quien regresaba a la Dani Jarque por segunda temporada consecutiva al frente de la escuadra cervecera, y con una suerte de espías aprovechando las rendijas entre las lonas para seguir el encuentro, con ayuda de unas escaleras domésticas y alguno incluso con una silla de oficina, desde el exterior del recinto.