REAL ZARAGOZA

“Hay muchos jugadores que ya están jugando sin miedo”

Iván Martínez asegura que sus futbolistas empiezan a querer el balón y a divertirse dentro del campo: “Todo eso te lleva a estar más cerca de la victoria que de la derrota”.

“Hay muchos jugadores que ya están jugando sin miedo”
ALFONSO REYES

Iván Martínez asegura que ya habían cambiado muchas cosas antes de la victoria del domingo a pesar de que los resultados no acompañaban y considera que los jugadores creen y tienen fe en que el camino que llevan desde el principio es el correcto para salir de esta situación. El técnico también ha reiterado que el vestuario está unido y señala que para sacar un resultado positivo de Almería deben hacer un partido muy serio: “Prácticamente igual que el otro día, de querer el balón, atrevernos y ser valientes”.

—¿La victoria del otro día puede ser un punto de inflexión? ¿Ha visto algún cambio en el equipo?

—Habían cambiado ya muchas cosas antes de la victoria del domingo. La cuestión es que los resultados no acompañaban. Yo creo que hay muchos jugadores que ya están jugando sin miedo, que antes lo tenían mucho por la situación. El camino que estamos empezando de unión y equipo por encima de cualquier individualidad es el que nos tiene que llevar a conseguir el objetivo de la salvación. Sin eso no podemos hacer nada. Estamos recogiendo el cariño de la afición, sabemos en qué situación está club y creo que esa es la primera piedra que hemos puesto en el camino para sacar esto adelante. Yo creo que no ha sido un punto de inflexión este partido, sino mucho antes porque los jugadores estaban trabajando muy bien y habíamos hecho cosas buenas. Los resultados no habían acompañado y eso lastraba porque no se creía en esas cosas que estábamos haciendo bien, pero yo creo que sí que han cambiado bastantes cosas.

—¿Qué grado de serenidad ha percibido en las últimas 24 horas? ¿Qué diferencias hay respecto a los post partidos anteriores?

—La mayor diferencia es que los jugadores creen y tienen fe en que el camino que llevamos desde el principio es el correcto para salir de esta situación, que empiezan a no tener miedo, que quieren el balón y que empiezan a divertirse y tienen esa sonrisa dentro del campo. Al final, un futbolista lo que quiere es divertirse dentro del campo. Si tienes miedo o no quieres el balón, todo te va a llevar a la negatividad. Nosotros debemos tener esa sonrisa dentro del campo y ver que las cosas salen. Todo eso te lleva a estar más cerca de la victoria que de la derrota.

—¿Le preocupa que las bajas y la carga de partidos impidas competir al equipo durante los noventa minutos?

—Ellos mismos se han dado cuenta de que para competir los noventa minutos debemos estar involucrados todos los jugadores. No podemos dejar a nadie en el camino, todo el mundo tiene que estar en el mismo barco y eso es lo que nos va a hacer competir durante los noventa minutos. Al principio sí que físicamente el equipo parecía que no daba y el otro día sí que nos dio, pero yo creo que es más la cabeza que el físico porque físicamente nos habíamos encontrado un equipo que estaba bien y yo creo que era la cabeza lo que no funcionaba para competir los noventa minutos. Los jugadores están involucrados, el vestuario está bastante unido y eso es lo que nos tiene que hacer competir durante los noventa minutos porque si bajamos el nivel durante un minuto, el Almería, con el buen equipo que es y los buenos jugadores que tiene, nos puede ganar el partido en ese pequeño detalle.

—¿Cómo están Narváez e Iván Azón?

—Están cansados, como es normal, pero son jóvenes y tienen una mayor capacidad de recuperación que los jugadores veteranos, y yo creo que estarán en disposición de ayudar mañana al equipo. No sé si en el once titular, pero seguro que aportarán en el terreno de juego los minutos que estén.

—Una victoria frente al Almería les podría permitir salir del descenso. ¿Cómo afrontan el partido?

—Para nosotros son trascendentales todos los encuentros, en todos hay tres puntos en juego y nosotros lo que debemos hacer es sumar. Sabemos que muchos equipos no van a poder sumar porque no juegan y es una oportunidad para salir del descenso y seguir con ese golpe de moral positivo que supuso la victoria del otro día.

—En el penalti sobre Francho no señalado hubo media docena de jugadores que fueron a comerse al árbitro, un detalle inexistente hasta la fecha. ¿Es una de las cuestiones por las que más orgulloso se puede sentir?

—Sí, porque aunque la gente piense que no, esos detalles se entrenan también. Lo llevamos diciendo desde el primer día, no es posible que nos hagan una falta y que vayan seis jugadores del equipo rival a protestar y de nosotros ninguno. Eso se nota en la concentración, en la implicación, en la actitud y en el carácter que debe tener el equipo dentro del terreno de juego. Hemos conseguido que tengan ese carácter ganador y para eso están los capitanes y la gente que tiene que tirar más fuerte de este barco. Esos detalles también se consiguen entrenando. Están entrenando muy bien, las ideas que les transmitimos aparecen en los entrenamientos y cada día más en los partidos y ese es el camino que debemos seguir, a base de humildad, trabajo, implicación y carácter ganador. Los valores del Real Zaragoza tienen que estar dentro del terreno de juego. La afición está con el equipo porque son los jugadores los que tienen que sacar esto adelante y ellos tienen que ver la realidad del Real Zaragoza y la historia que tiene este club.

—¿Qué Almería espera?

—Es un equipazo. De un partido a otro es capaz de cambiar nueve jugadores y seguir rindiendo al máximo nivel. Tienen futbolistas de muchísima calidad y velocidad, sobre todo en ataque, y jugadores que saben defender cuando no tienen el balón. Debemos hacer muy bien las cosas porque son muy buenos, pero nosotros no nos quedamos atrás y vamos a preparar el partido para ganarlo. Sabemos de sus cualidades y limitaciones y tenemos que hacer un partido muy serio, prácticamente igual que el otro día, de querer el balón, atrevernos y ser valientes. Cuando las cosas se hacen con corazón, la satisfacción personal de cada jugador dentro del campo es muy alta. No tienen que dejarse nada. Desde ese punto y de la base de la unidad del equipo tenemos que empezar a ganar este partido.