RUMANÍA

Dos españoles dejan el Dinamo de Bucarest por impagos

Isma López y Borja Valle han roto su contrato unilateralmente. El histórico club rumano está controlado desde agosto por un grupo de inversores españoles.

Dos españoles dejan el Dinamo de Bucarest por impagos

Los futbolistas españoles Isma López y Borja Valle han anunciado que dejan el Dinamo de Bucarest rumano, al no haber cobrado "un solo euro" desde que ficharon por este histórico club rumano, controlado desde agosto por un grupo de inversores españoles, informa hoy la prensa rumana.

"Desde que llegué en septiembre, la propiedad no ha ingresado un solo euro en mi cuenta", dice en un vídeo publicado en su cuenta de Instagram el lateral izquierdo López, que llegó al Dinamo procedente del Tenerife.

"La propiedad" a la que se refiere el futbolista es el fondo de inversiones Benel International SA, que tiene su sede en Luxemburgo y cuya cabeza visible es el español y actual presidente del Dinamo, Pablo Cortacero. El colectivo "Catalin Hildan", que representa a una parte de la afición del Dinamo, está inmerso en una guerra abierta con Cortacero y el resto de directivos del club, entre los que destaca el director deportivo, el también español Rufo Collado. Estos aficionados -que han recaudado dinero para pagar algunos gastos del club- acusan a los directivos de haber incumplido todos sus compromisos, al no haber invertido el dinero prometido en este club acosado por las deudas.

López, de 30 años, afirma en el vídeo que los dueños españoles del Dinamo "no han cumplido ni una de las promesas" que les hicieron para que se sumaran a su proyecto en Rumanía. "Todo ha sido un tiempo de mentiras", dijo visiblemente afectado López, que lamentó haber dejado su anterior club y la ciudad en que vivía para empezar con su familia una nueva etapa que no resultó ser lo que parecía. "Estas semanas hemos llegado a entrenar sin médico, sin fisioterapeuta", explicó el futbolista, uno de los numerosos jugadores españoles fichados por el Dinamo en los últimos meses.

En parecidos términos se ha expresado, a través de su representante, el ex del Deportivo de la Coruña Borja Valle, que también llegó al club bucarestino en septiembre. En un mensaje publicado en su cuenta de Instagram, la empresa que representa a Valle lamenta que, tras fichar "con toda la ilusión del mundo" por un "histórico" con "una afición increíble", como el Dinamo, el futbolista se haya visto obligado a rescindir su contrato al no haber cobrado su sueldo. "No puedo entender cómo hay gente que puede jugar con las ilusiones de otros y les puede hacer cambiar su vida y llevarlos lejos de su país para engañarles y no cumplir nada", añade el texto.

Tanto Valle como López han roto su contrato unilateralmente acogiéndose a un artículo del reglamento de la FIFA que permite que el jugador quede libre si el club le debe dos mensualidades.