NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

GRUPO C | MARSELLA 2 - OLYMPIACOS 1

El OM rompe una racha histórica de 13 derrotas seguidas en Champions

Tras vencer 2-1 al Olympiacos, los de Villas-Boas pusieron punto final a una racha que se había iniciado hace ocho años y que ha llegado a su fin hoy.

Actualizado a

Tras 13 derrotas consecutivas, el Olympique de Marsella volvió a ganar un partido de Champions ocho años después. Fue con suspense y con dos goles de penalti para remontar al Olympiacos, un resultado que no le sirve, ya que deberá mejorar en la última jornada el resultado de los griegos para acceder a la fase final de la Europa League. Villas-Boas repitió hoy el mismo once que convenció el sábado tras vencer 3-1 contra el Nantes. El portugués, que ha repetido por activa y por pasiva que el objetivo es centrarse en la Ligue 1, buscaba una victoria que le metiera de lleno en la pelea por acceder a los dieciseisavos de la Europa League y, para también, romper una racha de 13 derrotas seguidas en la máxima competición continental.

Sin embargo, al Marsella le crecieron los enanos en el jardín una vez más en la Champions League. Volvió a jugar bien, como hace una semana contra el Oporto, pero la falta de pegada y los errores defensivos le hicieron irse al descanso con desventaja en el marcador. Tras un buen inicio, en el que Thauvin y Payet combinaron constantemente con Cuisance y, llegando a generar varias ocasiones, el Olympiacos aprovechó los lentos retrocesos defensivos de su rival para adelantarse en el marcador.

La jugada del 0-1, golazo por cierto, evidenció a las mil maravillas el guion que estamos viendo en esta Copa de Europa con el Marsella. Fue un golazo de Mady Camará al que Mandanda poco pudo hacer, pero llegó justo en el momento en el que mejor estaba jugando el equipo local. Con el gol, el partido apaciguó bastante el ritmo, y el Olympiacos, que ya le había cedido la posesión a su rival con empate en el marcador, se cerró todavía más para evitar que el Marsella llegara a la portería de José Sá.

A la Champions del Olympique de Marsella le faltaba otro partido rocambolesco como el de hoy en el Velódrome. Si el equipo tuvo muchos problemas para generar en estático, en la segunda mitad, los de Villas-Boas resucitaron a través de dos penaltis que estuvieron cargados de polémica. La entrada de Germain por Benedetto le dio más frescura al OM en ataque y la de Sanson por Rongier mayor dinamismo en el centro del campo.

El primer regalo del Olympiacos para permitir la remontada del Marsella fue de Cissé, que cometió una torpeza en el área cuando Thauvin ya estaba perdiendo la pelota. Payet no falló desde la pena máxima y rompió una racha de 415 minutos sin marcar de su equipo en la Champions League. De hecho, el último gol en la máxima instancia europea había sido de Diawara en 2013.

El Olympiacos no estaba sufriendo, pero otro error, esta vez de Rafinha, al cometer una inocente mano en el área, certificó la remontada del Marsella. Payet volvió a marcar desde los 11 metros y, aunque su disparo fue adivinado por José Sá, la potencia que le imprimió el internacional francés fue decisiva para que el balón terminara en la red. El OM resistió y, aunque el resultado no le sirve para depender de sí mismo para acceder a la Europa League, la victoria supone una inyección de moral para la plantilla.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?