GRUPO A | ATLÉTICO-BAYERN

El Atlético, a preservar el fortín: un año sin perder como local

El equipo cayó el 1 de diciembre de 2019 contra el Barcelona. Desde entonces, 15 victorias y cinco empates. El Bayern suma 15 triunfos seguidos en Champions.

Los jugadores del Atlético celebran un gol al Betis.
JAVIER BARBANCHO REUTERS

EI Atlético se acoge a la fortaleza en su estadio para intentar derribar al gigante alemán. El Bayern ganó los once partidos que disputó la temporada pasada en Champions y esta sigue por el mismo camino, con pleno en los cuatro encuentros disputados hasta el momento en fase de grupos.

Sin embargo, el equipo rojiblanco cumple hoy un año entero sin perder como local. Hasta inicios de marzo con su afición pudiendo apoyar en la grada y desde entonces con el estadio vacío por la crisis sanitaria del coronavirus. El Barcelona, con un gol de Messi en los últimos minutos, tumbó al Atlético el 1 de diciembre de 2019, pero desde entonces nadie ha podido volver a hacerlo.

Un total de 20 partidos disputados desde aquella noche, con 15 victorias, cinco empates y un balance de 37 goles a favor y nueve en contra. Equipos como el Liverpool o el propio Barcelona recientemente han caído por la mínima en su visita al estadio el Atlético y han comprobado el fortín que supone el Metropolitano para los de Simeone, que pese a no tener a su gente cerca ha conseguido mantener la fortaleza en su territorio.

Pinchazo ante el Lokomotiv

El Atlético vuelve a jugar en Champions como local solo seis días después del empate contra el Lokomotiv, un pinchazo inesperado por ocasiones y juego que complica la situación del equipo rojiblanco en Champions. Fue el tercer empate desde la inauguración del estadio en Champions. Después de caer en el debut contra el Chelsea, con Morata como verdugo, no se ha vuelto a perder en la máxima competición europea. Un total de nueve victorias, tres empates y esa derrota contra los ingleses en la Champions como local en el Wanda Metropolitano.

El propio Bayern es consciente del poderío del Atlético en su feudo, aunque fue en el Vicente Calderón cuando en pocos meses sumaron dos 1-0 en contra. El más doloroso el primero, con Saúl haciendo un gol histórico tras regatear a medio equipo y poner el balón pegado al palo de la meta de Neuer para adelantar al Atlético en las semifinales de la Champions. En el partido de vuelta los de Simeone soportarían el vendaval y el 2-1 para los alemanes clasificaría a los rojiblancos para la final en Milán. En la fase de grupos de la siguiente Champions sería Carrasco el encargado de tumbar al meta alemán, con un zurdazo cruzado que también tocaría el palo antes de depositarse en las redes del Vicente Calderón.