LEGANÉS

Al Leganés se le cae el muro

Los pepineros reciben ante la Ponferradina los mismos goles (tres) que en los últimos nueve partidos. También ha sufrido el doble de remates entre palos de la media.

Al Leganés se le cae el muro
Luis de la Mata Diario AS

Al Leganés se le ha caído el muro que sostenía la satisfacción de sus últimos resultados. Antes de viajar a Ponferrada, los de José Luis Martí acumulaban 22 de los últimos 27 puntos en juego, con diez goles a favor y apenas tres encajado. La media de tantos en su haber en estos partidos (1,1) la mejoró con las dianas de Juan Muñoz y la de Sielva en propia puerta. El problema, sin embargo, llegó en el lado opuesto de la portería, donde en un mismo duelo ha encajado tantos goles como los que le habían hecho en esos nueve duelos anteriores.

"Evidentemente que ha sido parte del problema", admitía Martí a propósito de esta debilidad en sala de prensa. "No podemos permitirnos el lujo de cometer este tipo de errores", admitía al tiempo que en sus digresiones se le escapaba cierta rábia por cómo había llegado el 3-2 que marcaba Yuri de penalti. Su enfado no era tanto cosa del penalti per se, como que el gol había llegado "por una jugada de estrategia tras una pérdida", evocó el mallorquín.

Una pérdida y más tiros que la media

Se refería un balón sencillo de Gaku para Perea que el madrileño vio como Curro le robaba con demasiada facilidad. La acción acaba en una buena triangulación que termina en el córner en el que los contrarios fuerzan finalmente el saque de esquina. Martí había advertido especialmente en la previa del peligro en el balón parado. El gol llegó como consecuencia de la pizarra. De ahí su malestar.

Unos problemas para defender que también han mostrado las estadísticas. En lo que llevamos de curso (incluido este partido) el Leganés suma una media de nueve remates en contra de los que sólo 2,5 van entre palos. Sin embargo, la Ponferradina ha logrado ejecutar catorce remates (cinco más de la media) y de ellos, cinco han terminado entre palos (el doble de los habituales).

No son los números cuestión baladí porque Martí había blindado su proyecto desde que comenzó a despegar precisamente en esa prioridad de defender por encima de atacar, aunque siempre deseó hacer de su equipo un conjunto con llegada al área contraria. "Los equipos que reciben pocos goles son los que están arriba. (...) En base a eso, cuantos menos goles recibamos, eso indica que estamos mejorando atrás. Eso te da solidez y tranquilidad para generar", admitió hace ya tres jornadas al recibir al Alcorcón.

Unas bandas menos defensivas

Ahora esta derrota con tres goles encajados contra la Ponferradina invitan a pensar que sigue siendo necesario apuntalar la retaguardia y el bloque sólido que había dibujado en los últimos partidos. Hoy el Leganés salió con una modificación en defensa y dos en los costados. Rosales suplió a Martí, lo que desplazó a Bustinza al eje de la zaga.

El venezolano no ha estado especialmente acertado, más allá de que Bustinza es, per se, versión más defensiva que el propio Rosales. En los costados, además, han entrado Bua y Rober Ibáñez por Arnáiz y Palencia. Este último suele ofrecer también solvencia en la retaguardia por su condición de lateral reconvertido. Casualidad o no, los dos primeros goles de la Ponferradina hoy han llegado en dos acciones que han nacido en el costado diestro.