LAS PALMAS

Las Palmas se seca y continúa la sangría defensiva

Los amarillos han visto frenada su racha goleadora inicial y siguen encajando goles tras errores groseros en la zaga.

Las Palmas se seca y continúa la sangría defensiva
CARLOS DIAZ RECIO DIARIO AS

El conjunto dirigido por Pepe Mel volvió a cosechar una nueva derrota en el Estadio de Gran Canaria, esta vez ante el Mirandés (0-2), y ya van dos esta temporada en casa. Con este nuevo varapalo la propuesta del técnico madrileño queda en entredicho y provoca que la próxima visita del Sporting de Gijón, este domingo, al recinto de 7 Palmas, se antoje crucial para cambiar una tendencia más que preocupante tanto de cara al marco rival, con solo cinco goles anotados en las últimas siete jornadas, como en el área propia, siendo el equipo con más tantos recibidos, veinte en total.

A falta de este último encuentro de noviembre frente al conjunto asturiano, la UD Las Palmas presenta una hoja de servicios bastante pobre desde el pasado mes de octubre, mínimamente maquillada por el sonado y deseado triunfo en el derbi canario, gracias al regalo de Ortolá con su gol en propia puerta, ya que, en total, los amarillos solo han sumado durante estos treinta días esa victoria, más cuatro derrotas (Cartagena, Oviedo, Sabadell y Mirandés) y dos empates (Albacete y Girona). Y se ha conseguido ganar en dos en los últimos ocho partidos, si nos vamos hasta el anteriormente conseguido contra el Castellón, el pasado 21 de octubre.

La clave de esta mala racha queda marcada, como decíamos antes, por la inoperancia de cara a la portería contraria, ya que, si bien en las siete primeras jornadas se anotarían once goles, en estas últimas siete apenas se han logrado cinco, en las botas de Sergio Ruiz (ante Sabadell y Girona), Álex Suárez (Oviedo), Maikel Mesa (Albacete) y el gol en propia meta de los chicharreros en el derbi, quedándose sin ver puerta los amarillos ante el Mirandés 2-0 y Cartagena 3-0.

Sin duda, con la lesión de un Araujo, que no ha terminado de volver en condiciones desde que se lesionara ante el Castellón y que, según comentó Mel antes del encuentro de este miércoles, “el problema con Araujo es que ha tenido molestias en diferentes zonas musculares, no siempre ha sido la misma lesión”, no sentándole nada bien los 60 minutos que jugó en Sabadell, la racha de la UD no ha vuelto a ser la misma y el panorama no es que sea muy halagüeño en el futuro más cercano con la precaución que se ha de tener con el argentino, también con Pejiño y el cansancio acumulado de Rober.

Por ello, quitando aquel pequeño oasis en el desierto como fue el derbi, la situación empieza a ser cuanto menos preocupante, ya que, si antes los problemas defensivos se solventaban con esa extraordinaria capacidad goleadora, ahora son ya veinte goles encajados en trece jornadas y la UD apenas es capaz de generar en ataque lo que antes veía con claridad, siendo un registro difícilmente asumible para un equipo que partido tras partido parece pegarse un tiro en el pie con acciones individuales muy desafortunadas en la retaguardia.