BAYERN

Roca empieza con mal pie

El centrocampista español debutó en Champions, en su segundo partido de titular con el Bayern en dos meses. Jugó bien, pero fue expulsado en el 66'.

Apenas a unos días de cerrar el mercado de fichajes, el Bayern de Múnich puso ojo en Segunda División y, más concretamente, en el Espanyol. No lo hizo para llevarse a RDT o Embarba, ahora pareja de moda en la categoría de plata, sino para apostar por el talento de Marc Roca. La operación ronda los 15 millones de euros, entre cantidades fijas y variables, algo que alivió profundamente al club perico y que se tradujo en un golpe de confianza del campeón de Europa sobre el carismático centrocampista español. Sin embargo, casi dos meses después, las expectativas no se han cumplido y, de hecho, no revelan un buen futuro para el mediocentro. 

Hasta la jornada de Champions, Marc Roca había sido suplente en los cinco partidos de Bundesliga. Pese a que el torneo alemán permite cinco cambios y su equipo acostumbra a sacar los partidos con holgura, Flick solo le había dado una oportunidad. Por llamarlo de alguna manera, ya que el ex del Espanyol disputó un minuto frente al Colonia. Al menos, sí entró en la primera ronda de Copa, frente al Duren. Fue titular y cuajó una buena actuación. Misma línea en la máxima competición continental. No pisó el césped ni ante Atlético, ni contra el Salzburgo en la tercera cita ni frente al Lokomotiv de Moscú. Ni siquiera cuando los suyos ganaban 4-0 con Simeone de adversario o goleaban 2-6 a los austriacos. 

Desde luego, los primeros meses del centrocampista en Múnich no son deportivamente lo que esperaba. No obstante, parecía claro que entrar en el once tan solo era cuestión de tiempo. Y así fue. En la cuarta jornada, con el Bayern con la clasificación encarrilada y el Allianz como testigo, Flick le dio la oportunidad de ser titular. El 'experimento' no salió como el técnico esperaba. A los 66 minutos de encuentro, realizó una fuerte entrada para evitar una salida al contragolpe del rival y fue amonestado. Veinte minutos antes, ya había visto una amarilla, por lo que fue expulsado. Afortunadamente para los suyos, ya comandaban con tranquilidad en el marcador y su cartulina roja no supuso una debacle al equipo.

Aun así, jugó un buen partido hasta el momento de ser expulsado. Cuando el rival apretaba, supo poner calma en la elaboración del juego y, además, conectó de forma fantástica con la zona de tres cuartos. Apenas se mostró errático en el pase e hizo trabajo sin balón. En redes sociales, algunos aficionados le catalogaron como el "nuevo Thiago". Fue el futbolista peor valorado por medios de comunicación alemanes, si bien su expulsión jugó un papel fundamental en la valoración. Pese a todo, eso sí, el hecho de que haya sido expulsado en su primera oportunidad en partido de altura puede repercutir negativamente en su futuro próximo.

Juventud y lugar idóneo

Marc Roca cumple 24 años este jueves. Desde luego, aún tiene muchísimos años de carrera profesional por delante y se encuentra en el lugar idóneo para crecer como futbolista. El Bayern es considerado ahora el mejor equipo del continente. Por ese lado, sus compañeros podrán echarle una mano si las fuerzas flaquean. Por otro, el hecho de que el club domine con puño de hierro en competición nacional, permite a Flick rotar sin remordimientos. Otro punto a favor es el esfuerzo económico que hizo la entidad para garantizar su llegada, más en el año de pandemia. Los españoles, es más, siempre han ofrecido un gran rendimiento en el Allianz Arena. Los ejemplos de Javi Martínez, Thiago Alcántara o Xabi Alonso así lo avalan. En período de aclimatación se encuentra todavía Lucas Hernández. Odriozola no funcionó en su breve paso por la entidad.

Flick, además, le echó un cable en conferencia de prensa. A finales de octubre, preguntado por las razones por las que el centrocampista no estaba contando con oportunidades, explicó lo siguiente: "Se necesita tiempo para interiorizar los automatismos. Él trabaja bien en los entrenamientos, tiene una actitud muy profesional. La situación de integrarlo en la alineación no se ha dado todavía. Hemos tenido pocos ejercicios con la totalidad de la plantilla. Hay ciertas cosas que tienen que entrenarse. En la delantera es más fácil, pues allí es clave la calidad individual". Si el técnico cumple su palabra, se quedará con el fantástico partido táctico que realizó el '22', por encima de la doble amonestación que le retiró del campo antes de tiempo.

Roca, predispuesto

Hace apenas una semana, en una de las únicas entrevistas que ha concedido el jugador desde que recalara en Múnich, Marc Roca se mostró satisfecho de la decisión tomada y consideró que es cuestión de tiempo adaptarse al equipo: "Sé dónde estoy. Es el mejor sitio en el que se puede estar. Toca trabajar mucho, adaptarse, aprender mucho de ellos y poco a poco todo irá llegando si Dios quiere". Incluso explicó qué es lo que le falta para ganarse un puesto en el once del Bayern: "Debo ganar agresividad e intensidad. Aquí el juego es menos controlado, es de ida y vuelta".

Desde luego, el experico tiene compañeros de los que aprender. Natural, ya que el Bayern acaba de ganar una nueva Champions con un poderío mayúsculo. De entre todos ellos, Roca admira especialmente a Muller, para el que los años no parecen pasar: "Todos son increíbles, pero me encanta Muller, es muy inteligente en sus movimientos". También elogió a Joshua Kimmich, que se perderá aún un par de meses de competición por su lesión en el menisco: "Deseo que se recupere porque es muy importante para nosotros. Es un jugador buenísimo y puedo aprender de él".

El Espanyol, siempre presente

Pese a la mala temporada la pasada campaña, Marc Roca ha dejado huella en el Espanyol. Con su batuta y la de Sergi Darder se firmó un año inolvidable que les llevó de nuevo a la Europa League. Si el jugador ha dado todo por el club, el club también le ha convertido en lo que es a día de hoy. Por eso, en la previa del partido ante el Salzburgo, el centrocampista fotografió su taquilla, en la que se podían ver sus dos espinilleras. En ellas, figuraba con la camiseta de su antiguo equipo, al que estará siempre agradecido. Pese a no empezar con buen pie, el talentoso mediocentro seguirá luchando por ganarse un hueco y triunfar en el que ahora mismo es uno de los mejores equipos de todo el planeta.