BARCELONA

Mingueza, el central silencioso

El central de 21 años debuta en Kiev con el Barça tras una sólida carrera en el fútbol base al margen de los focos.

Mingueza, el central silencioso

Los que conocen a Óscar Mingueza (Santa Perpètua de Mogoda, 13-5-99) destacan por encima de todo que es un tipo silencioso. Esa timidez se transforma en el terreno de juego en un espíritu competitivo que le ha llevado a debutar con el primer equipo del Barcelona en la Champions League esta noche en Kiev.

Algo debe tener el chaval para haber superado año a año desde que ingresó con ocho años en el pre benjamín del Barcelona todas las categorías del fútbol base blaugrana. Ahora, con 21 años se enfrenta al día que más ha estado esperando.

No es la primera vez que Mingueza viaja con el primer equipo, pero nunca lo hizo como en este desplazamiento a Kiev, en el que será titular. En sus viajes anteriores formando parte de la primera plantilla era consciente de que sólo tendría minutos si pasaba algo inesperado. Ahora, con Piqué y Araújo fuera de combate y con Umtiti fuera de la ecuación, Koeman ha recurrido a este espigado defensa de 1,84 metros para que haga pareja con Lenglet. En Kiev es titular, porque a las bajas de los centrales de la primera plantilla se une la de De Jong, que se ha quedado en Barcelona por descanso y al que Koeman había utilizado en más de una ocasión como central de emergencia.

El hecho de haberse formado en el fútbol base blaugrana durante 13 años ha modelado a un central puro de la escuela Barça. Más técnico que contundente, destaca por su salda de balón y posición sobre el terreno de juego, muy al estilo de Gerard Piqué, su gran referente.

Mingueza acaba contrato esta temporada con el Barça, que se reserva la opción de alargar unilateralmente su continuidad durante dos temporadas más. Su padre es de Soria y su madre de Granada y su hermana Ariadna juega como centrocampista en el Barcelona B.

Su gran éxito como jugador en la cantera llegó cuando ganó la Youth League al lado de Riqui Puig ante el Chelsea imponiéndose en la final por 3-0. Ese día, otros se llevaron el foco, pero él, en silencio como siempre siguió trabajando de cara a su ascenso al primer equipo.