INGLATERRA

La hora de Hudson-Odoi

Hace dos años, el futuro del extremo 'blue' era brillante, pero las lesiones aparecieron. Ahora, sin problemas físicos y con un Chelsea con bajas, es su oportunidad.

0

En 2018, Callum Hudson-Odoi (Londres, 7 de noviembre del 2000) irrumpía en el panorama profesional cargado de razones para triunfar. El futuro de Inglaterra se posaba en sus hombros y en los de Jadon Sancho. Extremos izquierdo y derecho, respectivamente, aunque intercambiables, las bandas de los Three Lions se postulaban como sus territorios de caza por muchos años. El del Dortmund ha cumplido sobremanera lo apuntado y ahora el Manchester United bebe los vientos por su incorporación. Sin embargo, el del Chelsea vio cómo su progresión se convertía en una carrera de vallas, lesiones mediante, y no en la de velocidad punta que se esperaba. Ahora, una vez alejados los fantasmas de los problemas físicos, recuperada la confianza con Inglaterra, aunque con la sub-21, y con los huecos que dejan las bajas de las estrellas, es su hora de brillar y demostrar que es un arma más del interminable arsenal con el que cuenta Lampard.

Una ruptura en el tendón de Aquiles en abril de 2019, cuando había encadenado cuatro titularidades consecutivas a las órdenes de Maurizio Sarri, supuso el primer parón obligado y el final de su temporada. El curso pasado, misma historia, aunque el entrenador que le había brindado cuatro titularidades fue Lampard y una lesión en el muslo la protagonista. Llegaría el parón sanitario y, a la vuelta, un problema en el tobillo le impidió una vuelta al trabajo al mismo nivel que sus compañeros.

Esta temporada ha alternado titularidades con suplencias, aunque, a pesar de las múltiples opciones con las que cuenta su entrenador en el frente de ataque (a los Pulisic, Havertz, Mount o Ziyech se le suma un Werner que gusta de partir desde el costado izquierdo), tiene la confianza del técnico (diez partidos y 434 minutos) y, lo más importante, salud. El Hudson-Odoi de la 2020-21 está gozando de continuidad y ha dejado de lado los problemas físicos que no ha hecho más que poner trabas a su progresión. Las trabas son ahora para otros (Pulisic, Ziyech o Havertz han causado baja en un momento u otro de la temporada) y ello le ha permitido mostrar que su llama no se ha apagado.

La sub-21 como trampolín

En el último parón de selecciones ha demostrado que la sub-21 se le queda pequeña (ya debutó con la absoluta tiempo atrás). Si bien es cierto que los rivales (Andorra y Albania) no eran de entidad, Callum entregó actuaciones de un nivel superior al resto. Aidy Boothroyd, entrenador de la sub-21 inglesa, ha destacado en varias ocasiones su perseverancia y buena actitud: "Mi experiencia con él es que ha estado en una situación dura y ahora está saliendo de ella. Ha lidiado con ello y ha sido muy positivo para el resto del grupo", decía el técnico tras recuperarse nuestro protagonista de la lesión en el tendón de Aquiles. Todos los pasos atrás que debido dar no le han impedido dar dos adelante para salir de cada una de las situaciones.

Callum Hudson-Odoi disparando a puerta ante Albania sub-21.

El Chelsea no ha perdido la confianza en él en ningún momento. Al contrario, ante los cantos de sirena del Bayern de Múnich, le renovaron hasta 2024 y le confirmaron como una apuesta de futuro potente por parte del club. Forma parte de la dorada generación inglesa que se proclamó campeona del mundo sub-17 en 2017, apartando del título a la Rojita (5-2) en la final. Partido en el que lideró a su selección junto a Phil Foden. Compartía conversaciones futuras con las mayores promesas del continente, es momento de que su velocidad, regate y descaro se pongan a servicio del Chelsea del presente.