ATLÉTICO DE MADRID

Koke repite cátedra

El capitán del Atlético se hizo con los mandos del medio ante el Barcelona. Completó 67 pases (93,1% de acierto), recuperó seis balones y recorrió 12,5 kilómetros.

Koke controla el balón durante el partido contra el Barcelona.
clubatleticodemadrid

Koke Resurrección pasa por un momento de forma fantástico. El capitán del Atlético volvió del parón obligado de marzo por la crisis sanitaria del coronavirus más rápido de piernas y de mente y es el motor del equipo, el jugador cuyo estado más influye en el ritmo del conjunto colchonero. Si Koke está bien, el Atlético es feliz. 

Y esta temporada está manteniendo el brillo. Jugando en el medio, el vallecano ha dotado al equipo de velocidad, ritmo, juego ofensivo y una claridad que llevaba mucho tiempo sin verse en el Atlético. El cambio de estilo llevado a cabo por Simeone ha mejorado a gran parte de la plantilla, pero si hay que destacar a los dos más beneficiados serían Koke y João Félix sin dudas

Desde el doble pivote ordena, manda, dirige el ataque y gobierna los partidos del Atlético. Un nivel que le ha devuelto a la Selección, donde fue uno de los jugadores más destacados en la histórica goleada contra Alemania. Un esfuerzo que no acusó ante el Barcelona, ya que volvió a hacerse con los mandos del juego rojiblanco especialmente en la segunda parte, cuando se mostró en todas partes para evitar la reacción blaugrana. 

Koke fue el jugador del Atlético que más pases completó, 67 acertados de los 72 que intentó (93,1% de acierto), bajando a iniciar el juego al pivote en ataque en estático y apareciendo como solución para cualquier compañero en apuros, formando una gran conexión con Trippier. Con la entrada de Kondogbia por Correa para disputar los últimos minutos del encuentro, Koke se desplazó a la banda derecha y siguió trabajando y dejando todo por el equipo. El capitán recorrió 12,5 kilómetros, el pulmón de los de Simeone junto a Saúl. Además, recuperó seis balones en una faceta más oscura de trabajo y forzó dos faltas, la última prácticamente para matar el partido. 

Un Koke que pasa por un gran momento de forma y que es una extensión de Simeone sobre el campo. Con las bajas de Herrera y Torreira y la imposibilidad de alinear a Kondogbia en Champions, el técnico argentino deberá volver a dar las riendas del equipo contra el Lokomotiv a Saúl y Koke en la sala de máquinas para un partido crucial de Champions. Dos jugadores de su total confianza, donde el '6' está dirigiendo con maestría la batuta de la orquesta atlética, cada vez más afinada.