ATLÉTICO-BARCELONA

João Félix se viste de Messi

El nuevo ecosistema generado alrededor del portugués en el Atlético le ha ayudado a crecer, evidenciándose en el análisis de datos una influencia a la altura, e incluso mejor en algunos aspectos, que la del astro argentino en este inicio.

El Atlético-Barcelona de este sábado servirá para contextualizar mejor el gran inicio de ejercicio de João Félix. Hasta ahora en franca mejoría, pero a falta de un gran examen positivo ante un grande que llevarse a la boca. Parece que el portugués se va sacando de encima la mochila cargada de ser un fichaje de un esfuerzo histórico para el Atlético y qué mejor barra de medir que un cara a cara con Messi, quien, por el contrario, atraviesa un periodo más discreto, seguramente condicionado por todo lo que ha tenido que vivir en las últimas semanas, dentro y fuera del campo. Y, claro, por el inexorable paso del tiempo.

Durante la temporada pasada no hubo color. A pesar de la inversión, João Félix aparecía tanto en sensaciones como en datos muy lejos de Messi. Basta con echar un vistazo a las métricas facilitadas por Driblab, consultora de primerísimo nivel de Big Data deportivo que asesora a muchos clubes y federaciones a nivel mundial, para comprobar que la distancia durante la temporada 19-20 fue enorme aún entre ellos, atendiendo a su rendimiento en LaLiga y la Champions.

Para empezar, en el acierto. A Messi Driblab le adjudica 23 goles reales sin contar penaltis, con una métrica de goles esperados de 19,9 (xG). Eso quiere decir que el argentino marcó algo más de tres goles sin contar penaltis de lo que debería esperarse en función de sus remates. Marcó más de lo esperado, para entendernos. Su porcentaje de finalización estuvo en el 12,4 % con 4,38 remates cada 90 minutos. Su promedio era 0,54 goles por partido. Le aseguraba al Barcelona algo más de un gol en juego cada dos partidos. El mismo promedio que de asistencias, una cada dos encuentros. Messi también generaba desde ahí por encima de lo que se podría esperar. Repartió un total de 23 goles, mientras que su métrica de asistencias esperadas (xA) estaba en 16,2. Se movió en un 85,5 por ciento de pases buenos con 1,47 pases clave, entregas para que un compañero termine disfrutando de una ocasión de gol o un tiro. Además, Messi aseguraba 3,34 pases al área cada 90 minutos y un porcentaje de retención de balón del 82,1 % para un total de tiempo real de juego de 3801 minutos. Su impacto, a pesar de una temporada discreta, siguió siendo muy importante.

La comparativa João Felix vs Messi 2019-20 en Liga y Champions.

El de João Félix se quedó bastante lejos a casi todos los niveles en la temporada 2019-20. En esas dos competiciones jugó bastante menos, se quedó en 2266 minutos parándose en 7 goles sin penaltis, con un xG de 8,7 goles. Es decir, según la situación de sus remates, debería haber marcado un poco más. En el promedio cada 90 minutos se quedó en 0,28 goles por el 0,54 de Messi, rematando algo menos de una vez por partido que el argentino. Su finalización se quedó únicamente en el 8,64 %. Consiguió dar dos asistencias, mientras Driblab le estimaba 2,7 con 0,68 pases clave por partido y 0, 83 pases al área por 90 minutos. La realidad es que el portugués generaba 0,83 ocasiones por encuentro, mientras que Messi 2,44. Una diferencia importante. João Félix no se encontraba todavía cómodo en el entramado de Simeone, no encontraba ni el lugar ni el momento para hacer daño.

La comparativa João Felix vs Messi 2020-21 en Liga y Champions.

Algo muy diferente de lo que llevamos vivido de curso 2020-21, por el momento. Es evidente que en líneas generales el impacto de Messi se ha reducido. La llegada de Koeman, el tercer entrenador en pocos meses, el ambiente en torno al club, su situación personal, la pérdida de un compañero con quien se entendía tan bien como Luis Suárez… Muchos factores a influir. En datos se cuantifica con un Messi menos afilado. Ha marcado únicamente un gol en juego, mientras que Driblab esperaba que sumara ya 4,5 goles en función de sus remates. Porque Messi lo sigue intentando con 4,19 remates cada 90 minutos, pero su finalización ha caído hasta el 2,33 %. João Félix le ha dado la vuelta. El portugués muestra una finalización del 20 % con seis goles reales en jugada por únicamente 3,1 de esperados. Un dato este demoledor. Marca más de lo que se podía esperar con 0,68 tantos en juego por noventa minutos por solamente 0,1 de Messi. El argentino, también ha bajado, aunque ligeramente, en cuanto a ocasiones creadas. Está en 2,54 por partido por 1,59 del atlético, que ha elevado de forma acentuada sus prestaciones ahí, pero todavía está lejos del barcelonista. Si João Félix dio en la pasada temporada 0,08 asistencias cada noventa minutos, ahora está en 0,23, con crecimiento en las métricas de influencia en el juego ofensivo. Da 1,36 pases clave y 1,48 pases al área rival en juego por partido por los 0,68 y 0,83 del pasado curso. Messi está en la temporada 20-21 en 0,2 asistencias por encuentro, una cifra algo menor a la del portugués. Ambos han dado dos pases de gol con un xA de João Félix de 2,3 y una relación de Messi con el xA algo peor de 2,5 con respecto a las dos reales que lleva.

Mapa de calor de João Félix durante la temporada 2019-20 en Liga y Champions.

João juega con más alegría. A pesar de que Messi sigue siendo insuperable en cuanto a los regates, el portugués se atreve más. Ha pasado de 2,94 dribblings intentados (1,11 buenos) a 4,31 (2,95 buenos). Messi intentaba de media 8,81 por noventa minutos (5,66 buenos) mientras que ahora está en 7,22 (4,49 buenos). El portugués ha elevado su porcentaje de retención hasta el 81 %. Messi esta temporada está en el 84,1 %, sigue siendo fiable en ese aspecto. Es un João Félix más decisivo y se encuentran algunas explicaciones. Atendiendo al mapa de calor de Driblab se observa un jugador que se desgasta mucho menos en las zonas del campo alejadas de la de definición. Es un João más cercano al área, que arranca de posiciones más próximas a la portería. Apenas mancha en campo propio mientras que en el mapa de calor de la temporada pasada se observa cómo partía desde más atrás.

Mapa de calor de João Félix durante la temporada 2020-21 en Liga y Champions.

Además, ha identificado dónde hace daño y con quién asociarse para ello. Ese margen izquierdo, atacando el intervalo entre el lateral derecho y el central y a la espalda del mediocentro es su zona de caza. Accede mejor perfilado a ese balcón de área y genera muchas dudas en la defensa con diagonales para descargar el pase final o buscar la portería. Sin hablar de que el no recorrer tantos metros le facilita mayor chispa para la llegada que se le observaba en el Benfica. El Barcelona tendrá que vigilar muy bien ese sector e intentar apagar la sociedad que João Félix ha construido con Koke. Es del capitán de quien más pases ha recibido (57) seguido muy de cerca por Lodi (56). Además, a Koke le ha entregado el balón 48 veces, ha nacido una sociedad que está dando mucho rédito al Atlético entre líneas, también por la altura algo mayor que muestra Koke en este evolucionado Atlético de Simeone. También se observa en ese sentido un buen entendimiento con Correa, al que João Félix le ha pasado la pelota 33 veces. El portugués está más rodeado para combinar en un ecosistema propicio.

Mapa de calor de Messi durante la temporada 2019-20 en Liga y Champions.

El Messi, por su parte, comienza a manchar el mapa de calor de una forma parecida a cómo lo hacía en el último ejercicio. Sí se muestra más acotado en posiciones centradas abarcando hasta el flanco derecho del ataque. Quizá, sin la presencia de Suárez como referencia clara puede estar tomando la medida aún a este nuevo frente de ataque. Son muchos años identificando y aprovechándose del trabajo del uruguayo. Busquets es quien más le busca (123 pases) con la clara intención de saltar línea y buscar a su mejor generador de juego. Después es Sergi Roberto, el lateral derecho, su mejor socio. El polivalente defensa le ha dado 82 pases esta temporada. Después, otros volantes como De Jong y Pjanic también buscan desconsoladamente al argentino. El neerlandés le ha dado 61 pases por 59 del bosnio.

Mapa de calor de Messi durante la temporada 2020-21 en Liga y Champions.

Igualmente, son Busquets y Sergi Roberto los mayores receptores por parte de Messi. Al pivote le ha pasado el balón 72 veces, mientras que al lateral 82. Llama la atención que en un equipo tan asociativo como el Barcelona, siempre con grados muy altos de densidad de pase, no haya una relación mas abundante entre Messi y sus otros socios de ataque. Pedri sería la pieza de vanguardia a la que más busca el argentino, le ha dado 45 pases, habiendo jugado el canario casi 100 minutos más que Griezmann y que Ansu. Por ahí puede estar naciendo una interesante sociedad para el Barcelona.