ATHLETIC

El Macarthur oficializa el fichaje de Beñat

Equipo de Sidney en el que puede aterrizar también Markel Susaeta. "Bienvenido a la manada", le subrayan a modo de saludo desde el club australiano.

El Macarthur oficializa el fichaje de Beñat
Athletic

El exleón Beñat Etxebarria se ha comprometido ya por el Macarthur Football Club, equipo de Sidney de la Primera División de Australia, como ya avanzara AS, donde se desplazará con su familia a las antípodas para vivir una atractiva experiencia una vez complete la cuarentena de 14 días que obliga el protocolo internacional. De hecho, ayer mismo paseaba con sus hijos por el centro de Bilbao. Markel Susaeta está a punto de firmar también tras ya jugar en el Melbourne y en Japón tras su salida del Athletic.

El Macarthur FC, que juega en el estadio Campbelltown y lo entrena Ante Milicic, ensalza a Beñat: "un jugador de calibre ni está disponible con demasiada frecuencia", lanza recordando sus pasos por la Europa League, Athletic y Betis o por sus internacionalidades con España. Ahora debutará en la denominada A-League. "Bienvenido a la manada" , le subrayan desde el club australiano, los denominados Bulls.

El futuro de Beñat Etxebarria pudo cristalizarse con algunas de las vías abiertas en Grecia tras sellar su excompañero Cristian Ganea en el Aris de Salónica. En concreto el Panathinaikos, puntero en el país heleno, que comanda su director deportivo español Xavi Roca. Además, el fútbol de Chipre también le había testado, aunque no es una Liga con mucho músculo financiero, mientras que en Turquía se encontraba en la órbita del Fenerbahçe. En España, el Alavés preguntó por su situación el pasado mes de enero.

Beñat Etxebarria se despedía el pasado 20 de julio en las redes sociales con una sentida misiva. A sus 33 años, sin minutos tras el postconfinamiento en el Athletic, cuando había firmado una prórroga a partir del 30 de junio que terminaba su contrato junto con su compañero y amigo Mikel San José, que a su vez se ha enrolado en el Birmingham inglés, pilotado por Aitor Karanka.