REAL MADRID

Brahim enamora a Zidane

El francés está encantado con el rendimiento que está ofreciendo el malagueño en su etapa en Italia. Cree que tomó una decisión valiente.

Zidane está encantado con Brahim. El francés se enamoró futbolísticamente del malagueño desde que llegó al banquillo del Real Madrid en su segunda etapa y ahora el jugador ha respondido a lo que le pidió cuando se marchó cedido al Milan: dar un paso al frente en el mundo profesional.

Sus números con los italianos son notables: tres goles en nueve partidos. Ha dejado grandes actuaciones que han dado la razón a los dirigentes italianos, que insistieron mucho en su fichaje. De hecho, su obsesión fue incluir una opción de compra en la operación, algo a lo que el Madrid siempre se negó porque están convencidos de que será muy importante en el futuro.

Zizou siempre pensó que Brahim tenía hueco en su equipo. Por eso, en sus conversaciones privadas, le manifestaba que contaba con él. No era algo que hiciera para tener al futbolista contento. Lo piensa de verdad. Si algo ha demostrado el francés es que no le tiembla el pulso cuando no quiere a un jugador en su plantilla. Ahí están los casos de Bale, James o Reguilón.

Precisamente el hecho de que jugadores como Bale o James no salieran antes le cerraron el paso a Brahim. Zidane no contaba con ellos, pero si seguían en el club debía utilizarlos. Eso redujo las oportunidades del malagueño, a pesar de que el técnico siempre confió en sus cualidades.

Por eso el pasado verano jugador y técnico tuvieron una conversación sincera en la que llegaron a una conclusión: lo mejor era una cesión. A partir de ahí, la pelota estaba en el tejado del jugador. Y ahí llegó la primera sorpresa agradable para Zidane cuando se enteró de que elegía el Milan. El francés conoce bien la Serie A de su etapa en la Juve como jugador, sabe lo difícil que es aquel tipo de fútbol para mediapuntas de talento y le agradó la atrevida apuesta del malagueño. Demostraba su carácter.

Un carácter que ha tardado muy poco tiempo en sacar a relucir, porque sin apenas tiempo para adaptarse a un nuevo país y a otro fútbol, Brahim ha dejado grandes actuaciones en su nuevo club. Este jueves sufrió un varapalo con la derrota ante el Lille (0-3) en Europa League, aunque eso no empaña la gran temporada que está haciendo el Milan y el jugador. Eso le ha servido para regresar con España Sub-21 (marcando dos goles decisivos) y para que Zidane se reafirme en su idea de que el malagueño será una pieza fundamental en el Madrid del futuro.