INTERNACIONAL

Amorebieta, la 'joya' de Caparrós, se retira y entrenará en Cerro Porteño

Amorebieta, la 'joya' de Caparrós, se retira y entrenará en Cerro Porteño
JUAN FLOR DIARIO AS

El excentral del Athletic cuelga las botas en el Cerro Porteño tras jugar en Inglaterra, Argentina, Paraguay y ser casi internacional con España y quince veces con Venezuela

Fernando Amorebieta siempre es un tipo peculiar, noble e impetuoso como pocos, con carácter, que pudo escribir una carrera en el Athletic mucho más alargada (jugó 8 temporadas), pero no aceptó una oferta de renovación por 1,7 millones por temporada que Josu Urrutia se la acabó retirando mientras Aymeric Laporte empujaba desde le filial. Un chico nacido en Cantaura (Venezuela) por motivos familiales, pero criado desde muy pequeño en la localidad vizcaína de Iurreta e ingresado en las categorías inferiores de Lezama desde alevines. Un central izquierdo potente, con excelente desplaazmiento en largo, con envergadura, y notable juego aéreo, muchas facultades insertadas en la famosa generación del 85 junto a otros futbolistas de renombre como Fernando Llorente, ahora en el Nápoles, Joseba Garmendia, en el Formentera, Andoitz Galdós o David de Paula, todos internacionales en categorías inferiores.

Pero Amorebieta siempre ha sido un espíritu libre, fue escalando con suficiencia hasta el primer equipo. Debutó con Javier Clemente en Primera División y se consagró con Joaquín Caparrós en el banquillo de San Mamés. En el recuerdo, sus carreras hacia el ataque, su famosa entrada con el pie por delante con Iniesta, que le supuso la expulsión, pero que desde ese momento se le pitó al centrocampista albaceteño en San Mamés, mientras a Xavi Hernández se le aplaudía. Un Amorebieta que llegó a tener a cinco agentes a la vez, muy competitivo en el campo, incluso cuando le escoraban al lateral izquierdo, donde sufría algo más de cintura que en el eje central. En el vestuario de Lezama siempre fue un chico muy querido, hasta tierno, muy amigo de Iker Muniain, de Javi Martínez y de Llorente, que ya empujaba fuerte pese a su bisoñez, y participando en las bromas y en la batería de motes instaurados en la plnatilla rojiblanca. Los de 'Payo', en el caso de Yeste, 'Zampa' en el de Aranzubia, 'Garban', por De Marcos, 'Zipi' Iraola o 'Meji', como le llamaban en los rondos de los entrenamientos a Amorebieta por un vacile en las categorías inferiores por la largura de las uñas de los pies. No obstante, también era conocido en el exterior por La Grulla, seudómino con el que bautizó su famosa cuenta de twitter, de las pioneras.

Su carrera como jugador

ClubDivTemporadaLigaCopasnacionales(1)Torneosinternacionales(2)Total
Part.GolesPart.GolesPart.GolesPart.Goles
CD BaskoniaFlag of Spain.svg España 2003/04 26 1 - - - - 26 1
Total club261----261
Bilbao AthleticFlag of Spain.svg España 2004/05 24 1 - - - - 241
2005/06 11 0 - - - - 110
Total club351----351
Athletic ClubFlag of Spain.svg España 2005/06 15 0 2 0 2 0 190
2006/07 27 0 - - - - 270
2007/08 34 0 6 1 - - 401
2008/09 29 0 7 0 - - 360
2009/10 34 0 2 0 11 0 470
2010/11 17 0 - - - - 170
2011/12 28 3 8 0 14 0 503
2012/13 11 0 2 0 4 0 170
Total club19532713102534
FulhamBandera de Inglaterra Inglaterra 2013/14 23 1 3 0 - - 26 1
2014/15 10 2 1 0 - - 11 2
2016 14 0 - - - - 14 0
Total club47340--513
Middlesbrough FCBandera de Inglaterra Inglaterra 2015 5 1 - - - - 5 1
2015/16 13 0 3 0 - - 16 0
Total club18130--211
Sportin GijónFlag of Spain.svg España 2016/17 27 0 - - - - 27 0
Total club270----270
IndependienteBandera de Argentina Argentina 2017/18 11 0 - - 11 0 22 0
Total club110--110220
Cerro PorteñoFlag of Paraguay.svg Paraguay 2019 1 0 - - 3 0 4 0
Total club10--3040
Total carrera360934145043910

Con la selección española su vinculación fue extraña. El entonces seleccionador, Vicente del Bosque, preparando la Eurocopa de 2008, decidió convocarle para un amistoso contra Dinamarca, pero no llegó a debutar ni un solo minuto pese a calentar en la banda y tampoco volvió a ser convocado. Siempre impaciente, no esperó mucho más y se decidió por aceptar las continuas propuestas que escuchaba desde el otro lado del charco. Venezuela le quería reclutar y pese a que había formado parte del combinado de La Rojita Sub-19 que se impuso en el Europeo de 2004, disputado en Suiza, y ser un asiduo en la Sub-21, antesala de la élite, el no lucir ningún entorchado absoluto avaló este golpe de mano. El Athletic no estaba muy por la labor, por aquello de los viajes y las eternas expediciones, pero no hubo manera de convencerle. El seleccionador venezolano, César Farías, viajó a Bilbao para asistir a un partido entre el Athletic y el Mallorca, en el que jugaba Juan Arango. Así se cimentó su alistamiento con la Vinotinto. Se convirtió en el héroe del partido de la eliminatoria mundialista para Brasil 2014, al rubricar el gol de la primera victoria de Venezuela sobre Argentina en Puerto La Cruz. Después, tras 15 partidos, desavenencias con el seleccionador le hicieron declinar seguir vistiendo su camiseta.

En agosto de 2010 descartó una oferta por parte del Rubin Kazán de 3 millones por temporada, mientras su nombre se vinculaba cada apertura de los mercados con algunos de los más famosos clubes de la Premier. En ese momento no salió, sí tras el pulso por su renovación con Urrutia en aquel verano de 2013 para recalar finalmente en el Fulham inglés, con la mala suerte de descender de la Premier un año después. En Bilbao sumó a su vitrina una Copa del Rey y una Supercopa de España. Un golpe de timón en su carrera que sus más allegados no le aconsejaron, pero Amorebieta es así, un verso libre, indomable. Desde ese momento su carrera fue dando tumbos, entre lesiones y cambios de escenarios que no beneficiaban a su estabilidad.

Tras su cesión desde el Fulham al Middlesbrough, volvió a la Liga española para enrolarse a las filas del Sporting con un contrato notable. Resultó el jugador más amonestado de la competición, con 17 tarjetas amarillas, y el equipo astur no salvó la categoría. Cogió de nuevo las maletas con ruedas para cruzar el Atlántico y enrolarse en la Primera División argentina en las filas del Independiente de Avellaneda, proclamado campeón de la Copa Sudamericana en 2017. Y de ahí, a Paraguay, para militar en un histórico como el Cerro Porteño. En América se vio envuelto también en algunas polémicas con un mordisco que protagonizó en la cabeza de Néstor Camacho, en un duelo ante el Olimpia, que le costó cuatro semanas de castigo, y otro que sufrió, que le causó ocho partidos a Doukara. Al margen, las dichosas lesiones que siempre han salpicado la sinuosa carrera del bravo exleón, que se hizo notar en la Copa Libertadores. Ahora ha decidido colgar las botas a sus 35 años e integrarse en el cuerpo técnico del Cerro Porteño que lidera el entrenador Francisco Arce. Cada vez que puede visita Bilbao, donde posee un piso en pleno centro de la capital vizcaína. Se le puede ver con su hija, con la gorra calada, como siempre le ha gustado vestir como complemento, además de sus zapatillas de última generación, y todavía firmando autógrafos a los aficionados bilbaínos que todavía lamentan aquella marcha precipitada en el mejor momento de su vida deportiva.