GRUPO B | REAL MADRID 3-INTER 2

Aprobados y suspensos del Madrid: Vinicius y Rodrygo apagan la alerta

Zidane acertó al dar entrada a los dos brasileños, que combinaron para un gol, el 3-2, que aleja a los blancos del precipicio. Gran Fede Valverde.

Courtois. Sexto partido seguido encajando, pero poco se le puede reprochar. Al contrario: con 0-0 salvó dos buenos intentos, de Barella y Lautaro. El gol del argentino, como el de Perisic, imparable.

Lucas Vázquez. Rindió honor a los memes tuiteros, tan afilados contra él en el pasado, en los que se mezcla su nombre con el de Cafú. Muy metido, bien posicionado y con recorrido. Casi marca en el 67', con la puntera desde la frontal.

Varane. Una actuación de excesivos contrastes, atento y puntual al corte y en la anticipación, pero señalado en los goles rivales. Estuvo blando en el de Lautaro y se quedó enganchado en el de Perisic.

Ramos. Pocos jugadores tienen más arraigado lo que es la Champions. Se llevó casi todos los duelos con Lautaro en la primera mitad, logro muy complejo, y marcó en el 33'. Lleva 101 goles con el Madrid… siendo defensa. Después del descanso se acentuó su falta de coordinación con Varane durante la noche.

Mendy. Muy seguro, controlando las subidas de Achraf, al que forzó al error que originó el 1-0. Esa exigencia le restó presencia en el otro campo. Un error en la entrega en el 75' casi le cuesta el 2-3 a los de Zidane.

Fede Valverde. Lo más Bayern que tiene el Madrid. Juega, para correr, para robar, para pasar y para tirar, como si le impulsaran seis piernas. Le faltó puntería en disparos en el 7’ y el 23’.

Casemiro. Muy sobrio y concentrado. Ayudó a los centrales con Lautaro, un incordio constante.

Kroos (sustituido en el 78’). Clave en la construcción, muy bien plantado. Botó el córner del 1-0 y se animó con dos chuts, demasiado flojos.

Asensio (cambiado en el 64’). Su aportación prácticamente se redujo a un remate en muy buena posición en el 4’, espectacularmente respondido por Handanovic. No supo encontrar las jugadas idóneas para encarar y hacer daño.

Benzema. El diferencial arriba. Se lució con una preciosa dejada a Fede en el 23’ y en el 25’, listísimo, robando y yéndose de Handanovic para el 1-0. Era el gol 600 del Madrid como local en Copa de Europa. En la segunda parte se quedó a oscuras y aun así pudo sentenciar en la última acción.

Hazard (cambiado en el 64’). Le sirvió el 1-0 a Asensio en el 4’, pero Handanovic lo solucionó. Gustó en un par de carreras muy verticales, pero anduvo muy vigilado y parado con faltas.

También jugaron:

Vinicius (entró en el 64’). El agitador de un Madrid sin ideas a la vuelta del vestuario. Con una gran galopada y un pase muy preciso asistió en el 3-2 definitivo.

Rodrygo (entró en el 64’). Hace las cosas con mucho sentido y se mueve en la Champions como un futbolista consumado. Marcó el 3-2 con una definición espectacular y puede presumir de números reservados a muy pocos: cinco goles y tres asistencias en ocho apariciones en Europa.

Modric (entró en el 78’). Puso su gen competitivo, con el que lo ha ganado todo, al servicio del grupo. Minutos a base de experiencia y desgaste.