REAL MADRID

Seis victorias del Madrid en sus diez últimas visitas a Alemania

Los madridistas suman además un empate y tres derrotas en esta dinámica; su primera victoria en territorio germano se remonta a septiembre de 2000: 2-3 al Bayer Leverkusen

Kroos felicita a Asensio, autor del último gol del Madrid en Alemania. Fue en 2018 ante el Bayern en Múnich.

El Madrid vuelve a Alemania, un territorio que durante muchos años fue hostil para con los madridistas: hasta septiembre de 2000, los blancos no habían ganado en ninguna visita a tierras germanas: entonces los blancos se impusieron al Bayer Leverkusen 2-3, con dos goles de Roberto Carlos, un defensa con espíritu de delantero. Hasta entonces, los madridistas habían logrado un par de empates esporádico: ante el Borussia Mönchengladbach (2-2) en 1976 y otro en 1998, ante el Borussia Dortmund (0-0), que sirvió para acceder a disputar la final de la Champions de ese año, en medio de un sinfín de derrotas, alguna incluyendo sonoras goleadas (5-1 en Dusseldorf ante precisamente el Borussia Mönchengladbach, o ante el Hamburgo, ambos en Copa de Europa, o la manita recibida ante el Kaiserslautern, 5-0).

Sin embargo, la situación parece haber dado un giro de 180 grados: de las diez últimas visitas del conjunto blanco a Alemania, los blancos se han impuesto en seis ocasiones, empatando otra y perdiendo tres: han marcado 22 goles (2,2 goles de media por partido) y 14 encajados (1,4 goles por partido). Sólo ha dejado de marcar en dos ocasiones y no ha encajado en otros dos. Curiosamente, uno de sus tradicionales enemigos futbolísticos, el Bayern ha sufrido tres derrotas consecutivas en el Allianz Arena, incluyendo un 0-4 demoledor ante el equipo bávaro cuando era dirigido por Pep Guardiola. La mayor goleada de los blancos en Alemania fue en 2014, ante el Schalke 04, cuando los que dirigía Carlo Ancelotti. En una noche formidable en ataque de la BBC (marcaron dos goles cada jugador), los blancos se impusieron por un contundente 1-6.

De las tres derrotas, dos fueron ante el Borussia Dortmund. Una de ellas fue la noche mágica de Robert Lewandowski, que marcó los cuatro goles de su equipo (4-1), mientras que la otra, no sirvió para que los borussers pudieran doblegar a los blancos: habían perdido 3-0 en Madrid, mientras que en el Signal Iduna Park sólo pudieron derrotar a los de Ancelotti por 2-0. La otra fue en Wolfsburgo, en una situación pareja a la que se da hoy: fue en 2016, los blancos acababan de ganar al Barcelona en el Camp Nou por 1-2, cuando viajaron hasta la ciudad del norte de Alemania para caer estrepitosamente por 2-0. La vuelta, en el Bernabéu, vivió una de las noches mágicas de Cristiano: hizo un hat-trick para eliminar al equipo de la Volkswagen.

Hoy visita un nuevo estadio en Alemania, una nueva ciudad, con la imperiosa necesidad de sacar un punto como mínimo para no desengancharse casi de manera definitiva de la lucha por un puesto que le dé acceso a la fase de eliminatorias de la Champions. Por sus últimos datos estadísticos, no debería tener problemas, pero mejor sería no repetir algunas actuaciones del siglo XX…