LEVANTE | DAVID LLOPIS

"Desde el desarrollo de la persona llega el rendimiento del futbolista"

El director de la residencia del Levante, David Llopis, explica para AS el funcionamiento de la misma en tiempos de COVID tras su traslado a La Serrana.

0
"Desde el desarrollo de la persona llega el rendimiento del futbolista"
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Una cantera en la montaña. El traslado de la base del Levante a La Serrana no ha modificado el proyecto educativo que el conjunto de Orriols se trae entre manos. Es más, el enclave ha sido seleccionado en base a los criterios que consideran indispensables para poder llevarlo a cabo. David Llopis, director de la escuela y psicólogo de formación, considera que "desde el desarrollo de la persona llega el rendimiento del futbolista".

¿Cuál es el motivo del traslado?

Debido al protocolo de LaLiga no podíamos estar en la Ciudad Deportiva y empezamos a buscar una alternativa para ubicar a nuestros jugadores, siguiendo unos criterios que nosotros establecemos como importantes para poder seguir desarrollando nuestro proyecto educativo. Vemos que este lugar es genial. Primero porque estamos en la naturaleza, que es lo que más se recomienda en esta tesitura: aire libre, respiración, ambiente sano... Por otro lado, estamos a diez minutos de la Ciudad Deportiva y a 15 de la zona de institutos. Desde esa perspectiva, consideramos que era el lugar idóneo para pasar este tiempo.

¿Cómo es la vida de una residencia deportiva en la sierra?

Evidentemente, conforme estamos este entorno, vamos viendo que tiene muchas ventajas. Cada vez valoras más el entorno, el ambiente que se respira, cómo se puede convivir aquí. Es un lugar adecuado para pasar este momento de dudas, nos sirve para vivir el presente sin ninguna dificultad.

¿Qué pierden al no estar en la Ciudad Deportiva?

La Ciudad Deportiva tenía la gran ventaja de estar en el entorno del primer equipo. Con lo cual, cuando se levantaban los chicos veían ver entrenar a los mayores y de alguna manera convivían con ellos. Eso es un plus. Aquí eso no lo tienes, pero tienes otras ventajas.

La primera impresión que da al entrar es que se trata de un campamento de verano. No sé si ayuda a sacarlos del ambiente de puro fútbol.

Es una ventaja. Sí que es cierto que nosotros, en nuestra forma de trabajar con los jugadores que están en la residencia intentamos que vean la importancia de otros ámbitos, como los estudios. Por eso todos nuestros jugadores están estudiando algo, eso es fundamental. Con lo cual, esa rutina de la importancia del estudio la tienen. La parte de ocio, ocio saludable, también es muy importante, por lo que este espacio es muy interesante para seguir trabajando en la misma línea con el añadido del entorno.

FUTBOL 20/2122/10/20 ALBERGUE PARA LA ESCUELA DEL LEVANTE UD - COVID 19 CORONAVIRUS

Esto, en realidad, es un albergue.

Evidentemente, esto es un espacio fundamentalmente para acoger personas jóvenes o colegios en estancias cortas. Pero nosotros nos estamos adaptando muy bien. Lo que tienes que trabajar con los chicos a su edad es la capacidad de adaptación a distintas situaciones. Esta es una más.

¿Qué tal precisamente la adaptación?

Viven el presente, aquí están bien, siguen con sus rutinas diarias de generar un buen estilo de vida, siguen con la importancia de los estudios, porque en ese sentido no hemos perdido nada, trabajamos con los mismos recursos. En ese aspecto estamos muy contentos.

¿Va para largo?

Yo creo que al final todos estamos aprendiendo, y los jóvenes lo hacen más rápido, o tienen mayor capacidad de adaptación, y esto es lo que hay. Tenemos que acostumbrarnos a la situación no pensando tanto en cuándo acabará, sino que esta es la realidad y hay que convivir con ella. Aquí estamos bien e iremos viviendo los momentos.

¿Qué reflexión hace en plena naturaleza?

Creo que no hemos notado mucho el cambio porque trabajamos desde un proyecto educativo muy claro, que lo que hacemos es trasladarlo aquí. Tenemos muy claro lo que queremos: el tipo de trato que queremos con las familias, el tipo de relación que queremos con ellos y que se establezcan entre ellos. Por lo que los principios de trabajo los tenemos muy claros. Al trasladarnos, la gran diferencia se dio en la cantidad de reuniones que teníamos para coordinarnos entre todos. Aquí somo alrededor de 20 profesionales trabajando y el esquema de trabajo es fundamental.

¿Cuál es la estructura de trabajo?

Yo soy el director y tengo la responsabilidad de que esto funcione. Hay un coordinador y luego hay una estructura de tutores. Siempre hay al menos un tutor, incluso por la noche. Siempre tienen la ayuda o la mirada de un tutor, que en función de la franja horaria son hasta de hasta dos o tres tutores. Luego están las profesoras, que les ayudan con todo el tema educativo. Y, por último, los cocineros y los conductores.

¿Cómo es el día a día en la residencia?

Los jugadores tienen muy claros los objetivos de la semana que tienen que cumplir. Objetivos relacionados con la parte de convivencia, respecto a su lugar, su habitación, y unos objetivos relacionados con el ámbito de estudios y nosotros los evaluamos semanalmente para ver el grado de cumplimiento. Ese grado de cumplimiento nos sirve para ayudarlos a ellos en su crecimiento y para poder trasladar la información a sus familias. Es el enlace que nos permite tener una evaluación objetiva de cada uno para trasladarla a los jugadores y sus familias.

No como a veces ocurre en el sistema educativo que sólo llaman a los padres cuando hay un mal comportamiento. Nosotros tenemos una relación con todas las familias para trasladar semanalmente la evaluación. Esto nos permite que ellos estén más centrados en lo que deben hacer.

FUTBOL 20/2122/10/20 ALBERGUE PARA LA ESCUELA DEL LEVANTE UD - COVID 19 CORONAVIRUS

¿Con qué rango de edades trabajan?

El rango de edades contempla hasta los 18 años. El más joven es de primer año de la etapa de infantil, por lo que tiene 13 años. En la residencia gestionamos como internos a 60 jugadores, 50 están aquí y otros 10 en una casa que tenemos en Buñol para los mayores de 18 años.

Y entiendo que con chicos de todas partes.

Hay gente de casi todas las provincias de España y cada vez el volumen de jugadores de otras comunidades es mayor (tan sólo hay dos jugadores extranjeros). Eso le da una riqueza en la parte de la convivencia muy interesante. Porque al final están conviviendo gente de diferentes procedencias, con todo lo que eso les enriquece. Uno de los elementos fundamentales aquí es la convivencia. Aquí tenemos que cubrir todas las necesidades que se cubren, o se deberían cubrir, por parte de una familia. Por lo que es fundamental y es algo que valoran en positivo. El fútbol ya de por sí te deja huella con las amistades que vas dejando en el camino, pero aquí la relación con la gente te marca.

¿Cómo gestionan los malos momentos?

Ellos están aquí porque les apasiona el fútbol y porque tienen posibilidades de desarrollarse como futbolistas profesionales. Esto es un medio que les puede ayudar a conseguir su objetivo, por lo que ellos son conscientes de que les sirve estar aquí. Incluso algunos que por cercanía podrían acudir desde sus casas, prefieren estar aquí porque optimizan más el tiempo.

Aquí también se forja un carácter de equipo más allá del terreno de juego.

Nosotros vinculamos el forjar un carácter con el proyecto de valores que desarrollamos tanto en la escuela como en la residencia. Dentro de nuestras señas de identidad es muy importante clarificar muy bien qué es lo que queremos que transmitan los jugadores en base a su carácter.

Pepelu es el último gran exponente que salió de la residencia.

Pepelu es un ejemplo. Una persona con unos valores y una forma de ser destacable. Pero no es el objetivo que todos sean así. No hay un molde. En función de cómo es cada persona intentas contribuir o hacerle crecer en una dirección que crees que le puede ser útil, no sólo como jugador, si no como persona. El objetivo es el desarrollo de la persona. En la escuela es importante, pero aquí mucho más.

Pero aquí no sólo se respira fútbol.

Nosotros tenemos la responsabilidad de generar desarrollo en todos sus ámbitos. En muchas ocasiones somos el puente entre ellos y la familia. La transmisión de información de cómo conviven aquí y cómo les va en el instituto es fundamental. Nosotros tenemos la responsabilidad de que el rendimiento académico vaya bien y que al menos no bajen el nivel que traían con anterioridad.

Eso también influye de alguna manera en su juego.

Desde el desarrollo de la persona llega el rendimiento del futbolista. Cuando un jugador tiene alguna dificultad en algún ámbito que le rodea, repercute en su desarrollo. Por eso, dentro de nuestro proyecto educativo, cuidamos mucho todos los aspectos. El deportivo, en continúo contacto con sus entrenadores, y el académico, familiar, personal y la interacción entre ellos.

Al final no todos llegan al mundo profesional.

Más allá de que lleguen al mundo profesional, ellos tienen que pensar cómo quieren que sean sus vidas cuando tengan 45 años. Cuando ya no esté el deporte. A qué les gustaría dedicarse. No por plantear que no llegues al fútbol profesional: llegues o no, qué quieres hacer con tu vida. A partir de ahí es importante que el jugador defina qué tipo de relaciones quiere tener con la gente y qué tipo de formación quiere tener. Por eso para estar aquí es imprescindible estar estudiando algo. Es fundamental.

¿Cómo conviven con la frustración del que no llega?

Se da mucho. Por eso es tan importante lo que vivan aquí. Si la experiencia te ha enriquecido, no lo valoras desde el desgaste. Esto ya de por sí tiene que generar satisfacción. Los chavales están a gusto, se sienten valorados, saben que están en un entorno que les ayuda a crecer y que les valora. No lo viven como un desgaste, y no deberían hacerlo por estar aquí. La propia estancia debe generar satisfacción.

Al final son chavales. ¿Cómo se gestionan sus momentos de libertad?

Ellos tienen un orden del día. Tienen una vida ordenada. Pero sí que es cierto que, dentro de ese orden, necesitan tener sus momentos de ocio. Ellos tienen que tener unos hábitos de vida que le acerquen al mundo profesional. En cuanto a la alimentación, hábitos de descanso... A partir de ahí, dependiendo del calendario competitivo, tienen sus momentos como los profesionales. Con los permisos de la parte deportiva pueden tener una vida normal. Porque la necesitan.

Algunos al acabar el partido del fin de semana se vuelven a sus casas con sus familias. Otros que están más lejos, se quedan aquí y desde aquí tenemos que facilitarles el ocio. Aunque muchas veces aprovechan el domingo para descansar. Lo que pasa es que los que se quedan aquí se produce un descanso saludable entre ellos, porque pueden estar haciendo actividad con tu grupo de amigos.

¿Qué retos ha supuesto el COVID?

Sinceramente creo que, con esfuerzo de todos, por parte de los trabajadores, y por parte de ellos, creo que estamos manteniendo la misma línea de trabajo que teníamos. Nuestro modelo de trabajo lo estamos reproduciendo aquí, tal cual, y no ha habido ninguna variación.

¿Como actúan en caso de darse algún positivo?

Desde el principio, antes de entrar, seguimos en estrecha coordinación con los servicios médicos. Evidentemente aquí está la normativa del propio lugar y nosotros tenemos el protocolo de toma de temperatura diaria, tanto por la mañana como por la tarde, estamos atentos a los síntomas y cuando hay algún atisbo de duda, rápidamente aislamos en habitaciones que tenemos para ello, hasta que se confirma o se descarta. No hemos tenido ningún caso hasta la fecha. Pero si lo tenemos estamos preparados.

Al final, con naturalidad, tratamos de detectar el síntoma lo antes posible, aislamos mientras se hacen las consultas médicas. Tenemos una gran conexión con el centro de salud de Buñol y estamos en contacto con los servicios médicos del club. Por lo que lo afrontaríamos con la tranquilidad que hay que hacer.

FUTBOL 20/2122/10/20 ALBERGUE PARA LA ESCUELA DEL LEVANTE UD - COVID 19 CORONAVIRUS

Por último, ¿qué valoración hace desde su perspectiva de la nueva Ciudad Deportiva de Nazaret?

Creo que será un plus. Cuando alguna familia está en conversaciones con el club para ver si algún chaval se incorpora y nos visitan en la residencia, evidentemente, el espacio físico es importante, pero lo que más valoran es lo que hay detrás del espacio físico. Es decir, cómo se funciona, las relaciones, el trato humano... Cuando estemos en la Ciudad Deportiva de Nazaret tendremos un espacio acorde al club, pero mantendremos nuestra identidad y forma de trabajar, que creo que es lo que nos identifica. Tendremos un entorno mejor, pero es fundamental que mantengamos y mejoremos todavía nuestra línea de trabajo de cercanía al jugador, la familia y en la línea de trabajo.