MALLORCA

El Mallorca vuelve a Anduva, un campo entre maldito y talismán

El equipo bermellón descendió a Segunda B  y un año después regresó al fútbol profesional en ese mismo escenario.

El Mallorca vuelve a Anduva, un campo entre maldito y talismán
DIARIO AS DIARIO AS

La relación del Real Mallorca con el campo de Anduva en Miranda de Ebro guarda recuerdos muy recientes tanto para lo bueno como para lo malo y las experiencias vividas allí por los aficionados mallorquinistas que se desplazaron en dos ocasiones serán difíciles de olvidar, tanto en el drama como en la gloria. Allí ha vivido el club balear uno de los descensos más sonrojantes de su historia y la alegría de un ascenso doce meses después

El 4 de junio de 2017 el Real Mallorca vivía un triste episodio ante el Mirandés en Anduva al descender a Segunda B después de 36 años consecutivos en el fútbol profesional, algo que toda una generación no había visto nunca en la isla. Y además compartiendo la decepción con los locales que ya habían perdido también la categoría una semana antes.

Aquel día los bermellones (de blanco por coincidencia con los locales) empataban a dos, un resultado que no servía para soñar cion la permanencia en la jornada siguiente que sería la última de campeonato. En esa penúltima jornada el 2-2 descendía a los mallorquinistas al pozo de la Segunda B con un equipo del que solo queda en la plantilla el costamarfileño Lago Junior. Mikel Mesa (2') y Guarrotxena (35') adelantaron a los locales y Culio (41') y Lekic (85') empataban el partido.

Curiosamente, un año después (27-05-2018), el play-off de ascenso enfrentó a los dos equipos en la eliminatoria directa de campeones de grupo, el Mallorca del grupo 3 y el mirandés del grupo 2, y curiosamente el partido de vuelta que definiría el ascenso se jugó en Anduva.

Días antes el Mallorca había ganado en Palma por 3-1 y la vuelta en Anduva dejó un 0-0 en el marcador que sirvió para que el Mallorca recuperara su presencia en el fútbol profesional, en Segunda división, gracias a un empate en Miranda que esta vez sí tenía valor.

Muchos de los aficionados bermellones que acompañaron a su equipo en el drama del descenso repitieron viaje ante la posibilidad de ascender en 'el lugar del crimen' un año antes, y así fue. Las lágrimas de tristeza se convirtieron en lágrimas de emoción justo un año después.

De aquel equipo que ascendido a Segunda quedan seis jugadores que un año después subieron a Primera y al siguiente descendieron a Segunda y que el domingo volverán a pisar el césped de Anduva: Reina, Sastre, Raíllo, Salva Sevilla, Lago Junior y Abdón Prats. Esta vez con ambos equipos en Segunda división después de que el Mirandés también recuperar la categoría perdida en 2017.