ALEMANIA

Camacho y las lesiones: "Las operaciones eran una alegría, podías empezar de cero"

El ex de Wolfsburgo, Málaga y Atlético narró en Movistar como fue su proceso con las lesiones hasta tener que retirarse. "Después de cada operación no volvías", afirma.

Camacho y las lesiones: "Las operaciones eran una alegría, podías empezar de cero"
PATRIK STOLLARZ

Ignacio Camacho dijo hasta aquí el pasado septiembre. El ex de Atlético, Málaga y Wolfsburgo colgó las botas por culpa de una lesión de tobillo que le impide jugar como le gustaría. El mediocentro pasó infinidad de veces por el quirófano y estuvo un año y medio fuera a causa de dos lesiones seguidas hasta que decidió que era suficiente.

En el Tercer Tiempo de Movistar, Gustavo López, ex del Celta y el Zaragoza, le preguntó por sus lesiones. El argentino contó su vivencia y aseguraba que decidió dejarlo por una lesión similar al notar que se le inflamaba la rodilla jugando con sus hijos y le preguntó por el momento en el que se dio cuenta que había que parar.

"A lo largo de los tres años te dabas cuenta que después de cada operación no volvías. Tu cabeza y tus ganas te hacían estar dentro del campo pero la realidad es que cada entrenamiento, cada partido era un suplicio. Hace dos años, cuando fue el último partido, los meses anteriores de lunes a viernes me daba vergüenza entrenar con los compañeros porque podía estar a un 30%. Luego, llegaba el partido y con la adrenalina jugaba 90 minutos, me tomaba un antiinflamatorio y tiraba para delante, pero eso era engañarme. Más tarde o más temprano sabía que tenía que pasar por quirófano", aseguró el ya exfutbolista.

El español contó también el proceso psicológico que vivía dentro de la recuperación y como encontrarse en ese estado durante tanto tiempo era duro a nivel mental. "Lo más duro para mí era el día a día, tiempos de recuperación muy largos y centrado solo en la recuperación, que si jugabas con tus hijos en el jardín sabías que te podía afectar a tu pie y que al día siguiente te iba a doler más. Al final, tu ilusión es volver a jugar y tienes que hacer todo lo posible. Después de tantos meses, las operaciones para mí eran una alegría. Eran partir de cero y volver a luchar hasta que ya la última parecía que bien y a la semana de volver con el equipo me volvió a pegar fuerte. El problema es que cada operación se iba a curar pero no daban con la tecla o el problema no se resolvía y poco a poco volvía a aparecer", sentencia.