VILLARREAL | EMERY

"Kubo es una estrella fuera del campo, pero debe serlo dentro"

El técnico del Villarreal, Unai Emery, analiza en una entrevista con AS los primeros pasos de su nuevo proyecto en el banquillo amarillo.

0
"Kubo es una estrella fuera del campo, pero debe serlo dentro"
VILLARREAL CF

Dos meses después, ¿qué cuenta a sus amigos de lo que ha encontrado en el Villarreal?

Villarreal como equipo era algo que ya conocía, lo he vivido desde 2008, ya que era el competidor del Valencia, y ya era un equipo que generaba esa sensación de ser un proyecto con capacidad de crecer era muy grande. Era un proyecto estable y con éxito, era un lugar que apuntaba a que harían grandes cosas. Hoy sigue siendo un gran proyecto, pero ya con una gran historia detrás, y unas logros espectaculares. No me ha sorprendido, ya que sabía lo que había y lo que me esperaba.

Un buen club, pero que quiere dar el salto. ¿Cómo valora eso?

Este es un club que ha crecido mucho, un equipo que ha jugado en Europa y que ha jugado semifinales de las más grandes competiciones. Es ya un club que ha hecho grandes cosas, y lo sabemos. Pero el éxito es que este es un club que te da lo que necesitas, que tiene unas instalaciones y, todo lo necesario al máximo nivel, algo que hace que el club crezca cada día. A ello se suma la cantera, hay muy buenas canteras, pero esta es de los cuatro canteras top europeos, y eso hace que este sea un club que seduce y que sabes que está cerca de ese éxito.

¿Pero se puede dar ese paso más?

Hablamos de dar un paso más, algo que han hecho otros equipos, que aquí se desea y que se sueña en alcanzar. Creo que hay que reconocer al Villarreal por lo hecho hasta hoy, valorar eso y no menospreciarlo. A partir de ahí, la idea es seguir dando pasos, es seguir con esa estructura de club, y trabajar para lograr ese éxito.

Se le ve muy metido y muy feliz.

Yo me siento muy identificado con la idea y la cultura de esfuerzo de este club. Me gusta trabajar en estas instalaciones, me gusta trabajar con la cantera y la filosofía del club. Y el reto que me planteo es que el club quiere crecer, pero la base es mantener lo logrado, afianzarnos desde esa seguridad y, esa estructura, con ello todo llegará. Y sí, me siento muy feliz de estar aquí.

¿Cómo lleva dejar los grandes focos y llegar a un club de un perfil más bajo?

He estado en equipos con mucha influencia en el fútbol y en el mundo, equipos de peso, eso es algo que motiva y te exige. Pero ahora estoy en un club que me permite disfrutar de lo que más me gusta, ya que lo que más me gusta es entrenar y disfrutar con el equipo del día a día. A mi me encanta analizar al equipo, analizar a los rivales, preparar los partidos y estar con los jugadores. Me encanta ver como mejora el equipo y los jugadores, y el Villarreal me da todo eso. Regresaba a España, me dan confianza, y, poder trabajar y asumir este reto me hace feliz.

Pero la gente cree que usted puede llevarles a la gloria…

Soy el primero que me exijo el máximo, soy el primero en saber lo que me pide la gente, y lo que espera de mí. Me gusta ese reto, no es que sea una presión, es una motivación que me hace estar feliz por poder afrontarla. Para mí el Villarreal es un centro profesional del fútbol, un lugar en el que al que le gusta el fútbol disfruta y es feliz.

¿Existe el método Emery?

Existe un método Emery, una metodología regular, eso lo tenemos. Pero a partir de ahí, es verdad que me gusta buscar siempre las mejoras, me gusta cambiar las cosas para que el equipo sea mejor que el día anterior. Aunque el método es trabajar mucho, estar siempre pendiente de las novedades y de las mejoras que hacen que puedas crecer. Pero el verdadero método es trabajar mucho.

FUTBOL 20/2108/10/20 ENTRENAMIENTO DEL VILLARREAL UNAI EMERY

¿Se adapta al equipo o el equipo se adapta a usted?

Mi primera lectura es ver lo que tengo, ver cómo son, y a partir de ahí armar una idea. Yo no puedo cambiar lo que tengo, no puedo llegar y hacer cambios radicales. Lo primero es conocerles y que ellos me conozcan, conocernos con la idea de mejorarnos unos y a otros. Al principio es lo que recibo y lo que me ofrecen, lo segundo es ya buscar que cambiar para potenciar las cosas buenas de cada uno.

Usted habla de ser competitivos. ¿Cómo lo definiría?

Ser competitivos es exprimir al máximo lo que tú tienes y responder al máximo en lo que te exige el rival. Para mí lo importante es siempre imponer tu fortaleza, poder llegar al límite de tu potencial, y poder mostrarlo en el campo. A mí me gusta analizar los partidos en un 70% de nuestro equipo, que es lo que nosotros podemos hacer y lo que nosotros podemos ofrecer para controlar el partido; y un 30% es lo que hace el rival, sabiendo que eso hay que respetarlo y que está ahí. En 90 minutos pasan muchas cosas, hay momentos en los que controlas, y otros en los que el rival maneja y te hace sufrir. Y hay equipos que tienen mayor control que tienes tú, como pasa en Barcelona o Madrid, ya que ellos controlan más tiempo y más tanto por ciento que tú. Por ello, la clave es competir al máximo cuando y aprovechar tu momento al máximo.

¿Y en qué momento están ahora mismo?

Tenemos un camino, vamos a tener errores como fueron el Huesca y Barcelona, pero esos errores nos hacen crecer. Estamos en proceso de crecer y de mejorar, como he dicho en proceso de entendernos y conocernos, para lo que necesitamos tiempo. Pero creo que vamos creciendo bien, y que tenemos una capacidad de respuesta alta al rendimiento inmediato.

¿Cómo hace que el jugador crea en lo que propone?

Me gusta que el jugador disfrute del día a día, que el jugador tenga equilibrio mental, que se sientan a gusto y con confianza de afrontar los retos con seguridad. Tras cosas como la de Barcelona, intento que el jugador se aisle, y que sepa que los problemas y las dificultades de solucionan en el vestuario y con el grupo. Que juntos podemos solventar todas las situaciones.

¿Y defender al futbolista siempre?

A mí no me gusta que se señale al jugador, yo soy el que lo elige, por eso no señalo nunca al jugador. Yo lo pongo, por lo que yo soy el responsable. Ellos fallan y yo debo decidir bien, para que jueguen los que estén mejor.

¿Y con Mario qué hizo?

A Mario le dije que quería al Mario de la selección, un Mario que creo que puede regresar. Pero que para lograrlo no se podía desviar ni un milímetro, por lo que si no se veía preparado, lo mejor es que saliera y que no siguiera. Lo veo comprometido e implicado.

Este es el Villarreal de Emery para lo bueno y lo malo. ¿Cómo lleva eso?

No siento una presión que me haga responder negativamente, es una exigencia que asumo. Yo tengo un lema en todos mis equipos, y ese es que siempre saldremos con la cabeza alta y con mucho trabajo. Podrá salir bien o mal, pero lo que no pueden decir que seamos gandules, lo primero es la exigencia al máximo. Y a los jugadores les pido lo mismo, somos ambiciosos, pero para poder serlo, debemos trabajar mucho. Para ser bueno y ser le mejor, debes trabajar y darlo todo.

¿Pero es posible alcanzar el éxito máximo en un campeonato tan duro?

Nunca me pongo límites, nunca pienso que no puedo ganar o puedo alcanzar un objetivo. Es verdad que esta es una liga complicada, ya que con equipos como el Madrid y el Barcelona, es muy complicado alcanzar ese objetivo. Pero es verdad que a veces hay un Leicester, por lo que siempre hay que estar preparado para si te toca alguna vez poder serlo. Además tenemos la Copa y la competición europea, en la que esperamos poder competir lejos y tener nuestras opciones.

¿Le cansa el tema Kubo y esos nervios que se viven a su alrededor?

Kubo es un gran chaval, es un chico que quiere crecer y que tiene muchas ganas de hacerlo. El es consciente de que tiene un reto, el de ser el primer jugador japonés que llegue al máximo nivel, y hay mucha gente que desea que eso sea así y que quiere acelerar los procesos. Pero esa aceleración no es buena, debe adaptarse y debe crecer para competir en todas las opciones y posiciones. Puede jugar en tres posiciones, en el puesto de siete es su mejor puesto, pero ahí tiene competencia alta. Por el centro trabaja para mejorar y en la izquierda debe crecer más, por lo que estamos en ese proceso. Entiendo el ruido mediático, es una estrella fuera del campo, pero debe serlo dentro. Nuestra obligación es que lo haga de la mejor manera posible y cuidar de él para que pueda alcanzar ese objetivo. Yo no le he dicho a ningún jugador que tiene asegurado jugar, ni que seremos Champions contando con él, es algo que no haría. Para alcanzar un objetivo es algo de todos, de todo el equipo, no por un solo jugador por más bueno que sea.

¿Competir o jugar bien?

Cuando subimos con el Lorca ganamos el primer partido, pero perdimos la Copa y caímos eliminados. Ví que jugamos bien, pero no nos daba para competir. Llamé a Aurelio Gay, que la temporada anterior había vivido lo mismo, subió con el Pontevedra y había jugando bien en segunda, pero descendió, y me dijo que jugaron bien, pero debían haber competido más. Yo tuve claro que yo no quería ser igual, yo quería jugar bien, pero quería ser más competitivo, y es algo que llevo conmigo desde entonces.