BENEVENTO 2-INTER 5

Achraf, el "tesoro" de Italia

En su primer partido como titular con el Inter desarboló al Benevento con un gol y una asistencia. Conte lo tiene claro: "Ha nacido para jugar en un 3-5-2".

Achraf Hakimi.
TIZIANA FABI AFP

"Veni, vidi, vici", que diría Julio César. La historia de Achraf Hakimi (Marruecos, 4 de noviembre de 1998) con el Inter de Milan ha comenzado y difícilmente podría haberlo hecho mejor. En su debut oficial, ante la Fiorentina, una asistencia a Lukaku que ponía el 3-3 que precedía al 4-3 final. En San Siro no fue titular (sustituyó a Ashley Young en el 64'), este lunes, en el Ciro Vigorito de Benevento, sí. Y vaya estreno en el once. En menos de un minuto, ya había regalado el primero a un Lukaku a quien promete alimentar bien a lo largo de la temporada. En el 42' se disfrazaba de cazagoles y ponía el 1-4 en el marcador con un tanto de pillo. Dos partidos, 116 minutos, un gol y dos asistencias. La Gazzetta dello Sport lo tenía claro en su análisis pospartido: "Achraf es un tesoro".

El lateral hispanomarroquí ha caído de pie en el Inter y es que, como el propio Conte reconocía tras el encuentro, "ha nacido para jugar en un 3-5-2". En el esquema favorito del técnico italiano, las cualidades de Achraf, cada día más centrocampista que lateral, deslumbran. Sin tanta tarea atrás, sus esfuerzos se centran en percutir la retaguardia rival y, así, es de los mejores del mundo en su posición. En el Dortmund lo demostró, con sus nueve goles y diez asistencias del curso pasado. "El Inter ha encontrado un tesoro que aporta una cantidad inestimable de goles", completa la Gazzetta su opinión acerca del jugador.

En el Inter, además, no cuenta con un rematador como en el Signal Iduna Park, Haaland, si no con dos: Lukaku y Lautaro. El belga ya se ha beneficiado de las incursiones del internacional marroquí en dos ocasiones. El argentino, por su parte, sigue a la espera de recibir el primer 'regalo'. La triple sociedad promete muchas alegrías a la afición neroazurra. Nuestro protagonista, por su parte, se mostraba jovial y cauto tras su exhibición: "Estoy muy feliz por la victoria y por mi primer gol. Estoy tratando de aprender lo que Conte quiere de mí lo más rápido posible y quiero adaptarme a lo que él busca que haga". De momento, parece que va por buen camino.

En Dortmund, ya lloran su marcha. La prensa alemana, tras la derrota borusser en la final de la Supercopa ante el Bayern de Múnich (3-2), ha señalado a Thomas Meunier como uno de los culpables de la misma. El belga, llegado tras terminar su contrato con el PSG, ha empezado con el pie cambiado, tras ser superado por Coman y Davies a lo largo de la final. Ello, unido al excelso debut de Achraf, ha hecho que la comparativa entre ambos aflore. Una comparativa que, por el momento, gana por goleada el ahora jugador neroazurro.

Billete con vuelta abierta al Bernabéu

Llegado a cambio de 40 millones de euros (y otros cinco en variables) procedente del Real Madrid, en un principio se esperaba que vistiese de blanco esta misma temporada. Sin embargo, Carvajal le cerraba la puerta de la titularidad y, a sus 21 años, Achraf está para jugar. Desde el conjunto madridista, sabedores del diamante ya desembrutecido que han mandado a Milan, se guardaron una opción de tanteo durante los próximos cinco años que les permita recuperar a su canterano llegado el momento.

Zidane ya demostró que el jugador es de su agrado. No obstante, cuando apenas tenía 20 años, le entregó las llaves del primer equipo en la 2017-18, temporada en la que ya ejerció de suplente de Carvajal. Sin embargo, los 17 partidos que jugó por aquel entonces ya no serían suficientes, por lo que se entiende acertado el no esperar su oportunidad en el banquillo y optar por seguir desarrollándose. Además, el Inter de Conte es un escenario idóneo para brillar y hacer suyo definitivamente, si así lo desea, el carril derecho del Santiago Bernabéu.