SORTEO CHAMPIONS LEAGUE

Rivales del Madrid en Champions: Shakhtar, Inter Milán y Gladbach

El Madrid tuvo la fortuna con el Shakhtar, un equipo accesible pese a su buena técnica. El Inter de Conte es la amenaza. El Gladbach tendrá que decir algo.

Shakhtar Donetsk

Inquilino habitual de la Champions, el Shakhtar de los brasileños se antoja como un adversario soportable. No se trata de una cuestión de calidad, de la que anda sobrado en las botas de muchos de sus futbolistas, sino más bien de su tímido rigor competitivo cuando le toca enfrentar partidos ante la nobleza europea. En un segundo nivel se maneja con solvencia, pero ante los grandes siempre le falta algo. La goleada sufrida frente al Inter en las semifinales de la Europa League (5-0) desvela esta problemática.

Tampoco ha comenzado bien su liga, dejándose dos empates ante el Rukh y el Zorya, además de perder la Supercopa contra el Dinamo de Kiev. Luis Castro y su 1-4-3-3 (o 1-4-2-3-1) continúan en un conjunto con una nómina de futbolistas con cierto nombre. Taison, Marlos y Moraes son sus referentes ofensivos y el eje del centro del campo está formado por Stepanenko, Alan Patrick y Marcos Antonio. Atrás ha cambiado más, asentado ya Matvienko y ganándose fama Dodo en el lateral derecho. Por contra, el eterno e inseguro Pyatov no encuentra relevo. El joven Trubin ha desaprovechado la oportunidad que le concedieron y el veterano ha tomado otra vez el testigo de la portería. El Shakhtar es un equipo de buen pie y hábil en las transiciones, que traza posesiones sugerentes, pero sus licencias defensivas le impiden asumir un papel más relevante en la historia reciente de la Champions.

Estrella: Marlos (32 años)

Inter Milán

El ocaso del Inter parece haber llegado a su fin. Aunque en agosto se quedó a las puertas de un título europeo, por culpa del Sevilla, los incesantes desengaños de los últimos años han dado paso a un proyecto definido y cargado de ambición. Conte estuvo cerca de dar la espantada, pero su continuidad asegura insistir en la hoja de ruta que ha devuelto al equipo de Milán a ser tenido en cuenta. Este curso pretende acabar con la supremacía de la Juventus en la Serie A y dar guerra en la Champions. Sin duda, era el principal peligro del tercer bombo.

El Inter de Conte se explica desde su esquema de tres centrales y carrileros, pero también desde de la verticalidad y velocidad en sus acciones y en la profundidad de su plantilla. No es un asunto menor el arsenal del que dispone, con Lukaku, Lautaro, Brozovic, Eriksen, Skriniar, De Vrij... Este verano ha vuelto Perisic y ha firmado a Achraf y Vidal. Se percibe un sentido claro en estas contrataciones. Son futbolistas que encajan en la idea de juego de Conte. El Inter busca atraer al rival a la presión para escapar con un fútbol directo en transición, de fuera a dentro, a través del juego de espaldas de Lukaku. El belga forma una alianza amenazadora con Lautaro (55 goles entre los dos el pasado curso), que parece que finalmente se queda. La amplitud de los carrileros y la llegada de los medios como Barella son otras de sus características más visibles. Sus defectos se concentran en algunas acciones de presión desacompasadas —espacio entre líneas si la zaga no acompaña—, a la espalda de los carrileros y en la jurisdicción de su propia área. Con todo, a efectos reales, este Inter ha recuperado el hábito competitivo.

Estrella: Lukaku (27 años)

Borussia Mönchengladbach

Líder durante varias jornadas en la primera fase de la Bundesliga pasada, el Gladbach se ganó el derecho de intervenir en esta Champions. Por primera vez en mucho tiempo, no se ha visto abocado a vender a sus mejores jugadores ante las ofertas atrayentes de otros grandes clubes, lo que es ya un triunfo en sí mismo. El liderazgo de Marcos Rose, al que todos sus jugadores elogian por su conocimiento y trato al grupo, se servirá de los mismos argumentos que diferenciaron al Gladbach en su trayectoria reciente. Era el peor rival del último bombo.

El vértigo, la intensidad y la agresividad posicional son conceptos que encarnan a este equipo del oeste de Alemania. Rose crea un ecosistema muy particular desde la salida de balón con el objetivo de explotar su gran transición. En el organigrama emergen futbolistas idóneos para interpretar este tipo de fútbol como son Embolo, Plea y Thuram. La claridad de Neuhaus en el pase, la movilidad de Hofmann y el recorrido de Bensebaini, que tiene un gran golpeo de balón, también encajan en esta pauta. Da igual si el Gladbach juega con 1-4-4-2 en rombo, 1-4-3-3 o, en ocasiones, con tres centrales. La idea es siempre la misma. Sin embargo, su credibilidad es herida cuando se mide a rivales de entidad. La derrota inaugural contra el Dortmund (3-0) en esta Bundesliga es un ejemplo más. El rendimiento de Sommer en la portería tampoco es el que era, aunque Elvedi y Ginter son centrales más que aseados. Para estar en el cuarto bombo el Gladbach no se conjuga como adversario del todo sencillo.

Estrella: Thuram (23 años)