FRANCIA

Puma se entromete, por miedo, en el conflicto Álvaro-Neymar

La prestigiosa marca alemana teme que la sanción al brasileño le pueda causar una pérdida importante de dinero en cuanto a ingresos se refiere.

El conflicto Neymar-Álvaro González, en el que ambos jugadores se han acusado mutuamente de racismo, llegará a su fin el próximo miércoles a través de la Comisión de Disciplina de la LFP. Según ha podido saber AS, Puma ha intermediado por el brasileño para intentar llegar a un acuerdo con Álvaro González y que se sobresea el procedimiento de instrucción cuya investigación sigue abierta.

La empresa alemana convirtió a Neymar hace varias semanas en el mejor pagado del mundo, superando en 13 millones el contrato que tenía anteriormente con Nike. En caso de ser sancionado Neymar, Puma podría tener unas pérdidas históricas, ya que su marca sufriría un deterioro importante debido a los insultos racistas y homófobos por parte de su abanderado.

Ante el temor de un castigo sin precedentes dentro del fútbol francés, la empresa que dirige Bjørn Gulden se ha puesto manos a la obra para intentar convencer a Álvaro González de que lo mejor para ambas partes es llegar a un acuerdo a través de una mediación y que ninguno de los dos jugadores acabe sancionado el miércoles. A Álvaro le podrían caer diez partidos de confirmarse su insulto racista a Neymar mientras que el castigo para el del PSG podría ascender a los 20, ya que a la homofobia contra el central del Marsella se le acumularía un insulto racista a Sakai, tildándole de “chino de mierda”.