SEVILLA

En Nesyri, entre las lágrimas y la decepción del sevillismo

Media plantilla del Sevilla consoló al marroquí tras desperdiciar la ocasión clave en la Supercopa. Lleva seis tantos en 27 duelos con el club de Nervión y costó 20 millones en enero.

0

Youseff En Nesyri rompía a llorar desconsolado nada más terminar la prórroga entre Bayern y Sevilla. Escudero, Sergi Gómez, Fernando, Bono, Alaba, el delegado Juan Martagón... Buena parte de la plantilla del Sevilla y algunos también del Bayern acudieron a consolarle en el césped del Puskas Arena mientras otros futbolistas nervionenses yacían también en el suelo, entre la decepción y el cansancio extremo. Todo, después de una batalla de 120 minutos en la que hubo momentos para tocar la gloria, sobre todo si el delantero marroquí hubiera convertido el mano a mano contra Manuel Neuer a falta de sólo dos minutos para los 90 reglamentados. En Nesyri encaró al portero alemán y no definió al muñeco, pero pareció indicarle demasiado a su rival por dónde iba a ir la pelota. El alemán, de los mejores guardametas del mundo, se estiró hacia el sitio correcto y desbarató una ocasión que pudo convertirse en histórica.

Nada más comenzar el tiempo extra, el punta volvió a tener otra gran oportunidad, ésta fabricada prácticamente por él y que remató con menos espacio y casi más tino. Entre el guardameta del Bayern y el palo evitaron el tanto, aunque en este caso quedaba todavía casi media hora por delante. Ya no volvió a acercarse al gol En Nesyri, por el que pagó el Sevilla el pasado 20 millones de euros al Leganés.

Su incorporación fue en parte un sorpresa. El Sevilla buscaba un killer que no había encontrado en Dabbur, Chicharito, Munir ni Luuk de Jong y los números de Youssef no eran ni mucho menos despampanantes. 15 goles en 53 encuentros con el Leganés y 5 en 41 con el Málaga. Lo cierto es que en Nervión, a pesar de todo, los está mejorando. Ha actuado en 27 duelos, muchos de ellos como suplente, y ha convertido 6. Pero el fallo de ayer no es el primero sonado que comete y preocupa que no mejore ese aspecto a pesar de su edad, sólo tiene todavía 23 años.