INTERNACIONAL

Miura, el jugador más longevo en la historia del fútbol

El delantero del Yokohama FC hizo historia al ser el primer futbolista de la J-League en disputar un encuentro, con 53 años y medio.

Miura, el jugador más longevo en la historia del fútbol
KYODO REUTERS

El jugador del Yokohama FC Kazuyoshi Miura ha alcanzado un registro histórico en la J-League, al ser el primer futbolista de la liga japonesa en disputar un partido con 53 años y medio. El partido que enfrentaba al Yokohama FC y al Kawasaki Fontale ha sido el escenario del hito, y como telón de fondo el Todoroki Kawasaki Stadium. Miura se coloca en la cima del olimpo de futbolistas más longevos de la historia, seguido de Stanley Mathews, primer ganador del balón de oro en 1956, que colgó las botas con 50 años, Harry Lowe, que disputó un partido de LaLiga con 48 años en la Real Sociedad, y el portero británico Kevin Poole que abandonó los terrenos de juego a los 47 años.

Kazuyoshi Miura no deja de agrandar su leyenda, una historia que construyó a base de pequeños comienzos. El japonés dio un paso en 1982 que por aquel entonces ningún jugador de Japón se atrevió a dar. Con 15 años se fue a probar suerte en Brasil de la mano del Clube Atlético Juventus São Paulo y poco después se incorporó a las filas del Santos. Tras ello, vino una etapa de varias cesiones que propiciaron que el jugador nipón coincidiera en el Esporte Clube de Novembro XV junto al exazulgrana Sonny Anderson.

En 1992, se fundó la primera división japonesa, la J-League, y ante semejante acontecimiento no se podía prescindir de una figura tan relevante como Miura por lo que el Yomiuri FC le ofreció un contrato para que el nipón trazara su carrera en el país del sol naciente. La etapa de los noventa estuvo plagada de éxitos para el delantero, que alzó varios campeonatos japoneses, además de lograr la copa asiática con su selección. Sin embargo, su paso por el equipo nacional no siempre fue siempre sinónimo de éxito. En 1993 vivió uno de los momentos más tristes que se recuerdan en la historia de los Samuráis Azules, ya que Japón empató a dos frente a Irak despidiéndose del Mundial de Estados Unidos de 1994, que hubiera significado la primera participación en la historia del combinado nipón.

A pesar de la deblace, Miura era un auténtico icono en el país, que no solo supo ganarse el cariño de los aficionados sino que también inspiró la creación del personaje más famoso de la serie de ánime Oliver Benji: Oliver Atom. El creador de la producción japonesa, Yoichi Takashi, reconoció que Miura fue la principal razón por la que dio vida al personaje de Oliver Atom.

En 1994, el delantero nipón decidió dar un volantazo a su carrera y su nuevo destino fue Europa. Allí, militó en el Genoa y anotó un solo gol para regresar al año siguiente al Verdy Kawasaki japonés. Sin embargo, en 1999, Miura volvió a emprender una nueva aventura, esta vez en el Dinamo de Zagreb.

Un año antes de marcharse a Croacia, el nipón fue una de las piezas clave para los clasificatorios del Mundial de Francia 1998, aupando a su país a la fase final del torneo, que a la postre no le sirvió de mucho a Miura, puesto que ni siquiera entró en la lista de convocados para el campeonato mundial. Desgraciadamente al jugador no le volvió a surgir una oportunidad parecida con su selección: se retiró en el 2000 y abdiquó, por lo tanto, del Mundial de Corea-Japón de 2002.

En 2005, Miura se unió al Yokohama FC con el que sigue vinculado hasta hoy. Tras más de 600 partidos jugados en el fútbol profesional, el delantero tiene cuerda para rato. Su intención no es otra que jugar al fútbol hasta el final de sus días: "Quiero jugar hasta que me muera, es el cuerpo el que decidirá. Si estoy agotado y ya no puedo entrenar, será el momento", declaró en una entrevista concedida al diario L'Équipe.