REAL VALLADOLID

El Real Valladolid cierra una pretemporada exigente para el filial

Acabará jugando contra el Deportivo de La Coruña una semana antes de empezar la Segunda B. Se preparará contra siete rivales de su categoría.

El Real Valladolid cierra una pretemporada exigente para el filial
REAL VALLADOLID

El Real Valladolid ha dado a conocer este martes los dos últimos rivales a los que se enfrentará el Promesas en su camino hacia la nueva Segunda División B. Serán el Palencia Cristo Atlético y el Deportivo de La Coruña, plato fuerte de la pretemporada, que tendrá lugar el día 10 de octubre en Bembibre, una semana antes de empezar la competición. Contra los morados jugarán tres días antes, el 7, previsiblemente, en La Nueva Balastera.

De esta manera, el filial blanquivioleta tendrá una preparación exigente, toda vez que se verá las caras con siete equipos de su categoría. Primero lo hará mañana miércoles, a puerta cerrada en Los Anexos, con Unionistas de Salamanca y con el Atlético de Madrid B, que disputó la última promoción de ascenso a Segunda. El día 26 será turno para el Internacional de Madrid y el 30 para el Trofeo Agustín Villar, que le enfrentará al Zamora y al Guijuelo, mientras que el 3 de octubre visitará al Real Madrid Castilla.

Después de empezar a jugar contra el Atlético Tordesillas, al que venció por 3-0 con goles de Víctor Socorro, Raúl Uche y Fran Álvarez, el segundo filial y el Cristo Atlético serán los únicos equipos de Tercera División contra los que juegue, con la clara intención de elevar el nivel competitivo lo antes posible, a sabiendas de la dificultad que entrañará este año la Segunda B y de la necesidad de dejarse los menos puntos posibles por el camino para aspirar, como poco, a entrar en la futura Segunda B Pro.

De cara a buscar esas posiciones de cabeza del Grupo 1B, el Real Valladolid ha firmado hasta ahora a tres jugadores: Moha, José Manuel Alonso y Sergio López. El primero y el tercero han llegado procedentes del Real Madrid y suponen un salto importante de calidad con respecto a la plantilla que comenzó a trabajar a las órdenes de Baraja. Alonso, por su parte, llega con más de 100 partidos en la categoría, lo que dotará de experiencia al equipo. No obstante, cabe esperar que todavía haya muchos movimientos: seguramente un par de defensas, quizás un mediocentro, dos extremos y por lo menos un delantero.