BARCELONA

Neto, un otoño a examen

Será titular hasta noviembre por la lesión de Ter Stegen, pero no ofreció certezas el curso pasado. Tuvo dos lesiones, una en el escafoides y otra en el tobillo.

Neto, un otoño a examen
Alejandro García EFE

Enfrascado en asuntos de bastante más calado desde el 2-8 de Lisboa, especialmente en el caso Messi, en el Barça todavía no se ha hablado de porteros este verano. Marc-André Ter Stegen, portero titular las últimas cuatro temporadas, fue operado de su rodilla derecha en agosto y el Barça anunció que estará dos meses y medio de baja. Esto es, no reaparecerá hasta noviembre aunque la fecha del Clásico, 25 de octubre, podría anticipar su regreso.

El caso es que, mientras tanto, el portero titular será Neto Murara. El brasileño, 31 años, pasó prácticamente desapercibido la temporada pasada. O no tanto. Llegado a Barcelona por arte de magia gracias a una operación de ingeniería financiera que mandó a Cillessen a Valencia y envió al Camp Nou al portero criado en el Paranaense, sólo jugó cinco partidos oficiales en el curso 2019-20. Al contrario que Cillessen, que se ganó a la afición con sus actuaciones en las Copas de 2017 y 2018, Neto no tuvo gloria. Al contrario, fue golpeado por dos lesiones. La primera, en la gira del Barça por Estados Unidos, donde se rompió el escafoides de la mano izquierda en el último entrenamiento en Michigan. La segunda, en Ibiza, en los dieciseisavos de final de Copa (tobillo izquierdo). Neto sólo jugó cinco partidos oficiales y no con demasiada suerte, porque estuvo en los dos partidos que precipitaron la destitución de Ernesto Valverde. Encajó dos goles en el derbi del Cornellà ante el Espanyol y días más tarde, el Atlético le marcó tres en la semifinal de la Supercopa que se jugó en Yeda. Fichado como un portero sobrio y de categoría suficiente para cubrir las ausencias de Ter Stegen, que además de la tendinitis en la rodilla ha tenido problemas en la espalda, no ha tenido ningún momento mágico de esos que permiten a los porteros coger confianza y establecer un vínculo con la afición. En esos dos partidos que sentenciaron a Valverde, cualquier intervención providencial hubiese cambiado el destino del técnico.

No hay, por tanto, certezas sobre Neto. Al contrario, va a estar muy en la lupa porque le va a tocar ser titular en un comienzo exigente de la temporada con partidos ante Villarreal, Celta, Sevilla, Real Madrid y tres jornadas de Champions. Seguramente, que Ter Stegen anticipe su reaparición a final de octubre dependerá de lo que Neto sea capaz de hacer en sus tres primeros partidos.