ESPANYOL

La metamorfosis del Espanyol en el inusitado ‘tiqui-taca’ de su debut

Con 639 pases y fases de un 90% de posesión, que se tradujeron en una goleada, están lejos los pericos de rehuir el protagonismo que les exigirá esta Liga.

Fran Merida (8) RCD Espanyol
Gorka Leiza Diario AS

Un solo encuentro, y ante un Albacete mermado, es una muestra insuficiente para extraer conclusiones que valgan para toda una temporada. Seguramente, la prueba de fuego del próximo domingo ante el Mallorca servirá para extraer un diagnóstico más fiable. Pero si en algo ha experimentado el Espanyol un giro copernicano –y en menos de dos meses– es en el protagonismo que adquiere en el juego. En los partidos. La clave de sus aspiraciones.

LaLiga SmartBank

Clasificación PTS PG PE PP
1Espanyol 3 1 0 0
2Fuenlabrada 3 1 0 0
3Tenerife 3 1 0 0
Clasificación completa
Próximos partidos
Espanyol - Mallorca D-20/09 16:00
Oviedo - Espanyol D-27/09 16:00
Sabadell - Espanyol D-04/10 16:00
Calendario

*Datos actualizados a fecha 14 de septiembre de 2020

Era evidente que muchos rivales en Segunda, empezando por los manchegos, cederían la iniciativa a la que, presupuestos en mano, es la mejor plantilla de la categoría. La incertidumbre estaba en la respuesta de un conjunto perico al que, hasta mediados de julio, le quemaba el balón. Los espectaculares números del pasado sábado en el RCDE Stadium, teniendo en cuenta que se tradujeron en una goleada favorable (3-0) constatan que la plantilla, por ahora con apenas algún retoque, ha vivido una metamorfosis en tiempo récord.

Hasta 639 pases intentó dar el Espanyol en los 90 minutos de su debut liguero, de los que 548, un altísimo 86,6 por ciento, le salieron bien, por los 139 buenos del Albacete (un 58 por ciento). Un ‘tiqui taca’ que, obviamente, se transportó a los datos de posesión, que se repartieron en un 71,7 por ciento para los pericos y un 28,3 para los manchegos. Un dato que fue más abismal en algunos tramos del arrollador primer tiempo, con un reparto del 90-10.

20 remates, ocho a puerta

Como en los guarismos del balón, el Espanyol también ha sido el más destacado de toda la jornada de Segunda en el recuento de remates, que ascendieron a 20, ocho de ellos a puerta. Un auténtico ‘tsunami’ absolutamente en las antípodas de lo que el equipo mostraba hace apenas dos meses en Primera.

El mérito de todas estas demoledoras estadísticas es coral, aunque significativo es que el balance de pases buenos estuviera liderado por Fran Mérida, 72, que se comportó en su estreno oficial con el Espanyol como el auténtico cerebro de los pericos, seguido muy de cerca por Fernando Calero (71) y Leandro Cabrera (68), centrales a los que les temblaba el pulso el curso pasado y que en el arranque en Segunda mostraron una absoluta jerarquía. De la continuidad de ese cambio radical dependerá el éxito de la única misión perica: el ascenso.