LALIGA SANTANDER

El gol habla español

De los 15 goles de la primera jornada, tres los han marcado futbolistas extranjeros. Solo doce fichajes han sido titulares. Los cinco cambios, a debate.

Manu Vallejo celebra uno de sus goles con el Valencia.
JOSE JORDAN AFP

El producto nacional salvó la que estaba aventurada a ser una jornada inaugural con muy poco gol en Primera División. Se anotaron un total de 15 tantos, seis de ellos en el frenético Valencia-Levante. Y de todos ellos, solo tres fueron celebrados por futbolistas nacidos lejos de nuestras fronteras: Maxi Gómez, Gabriel Paulista y Yangel Herrera. Si bien puede convertirse en un dato anecdótico por el hecho de que extranjeros diferenciales como Ocampos, Benzema, Messi o Griezmann no jugaran, el dato podría indicar una evolución del campeonato y, quién sabe, un salto cualitativo para la Selección Española de Fútbol.

Como marca la lógica, el gol español abunda más que el extranjero. La pasada temporada, los candidatos de Luis Enrique marcaron el 56,26% de los 942 tantos del campeonato. Hasta el momento, el porcentaje es todavía más contundente: un 80%. No obstante, la tónica de la primera jornada no invita al optimismo. Hasta el momento, se ha marcado una media de 2,14 goles, impulsados, sobre todo, por ese ciclón llamado derbi valenciano. Es pronto para sacar conclusiones, pero, a este ritmo, España volvería a quedarse lejos de los 1.000 tantos, alcanzados por última vez en la 2017-18.

¿Candidatos a internacionales?

La jornada inaugural ha presentado ya a las nuevas sensaciones de LaLiga. De entre todas ellas, quizás la más esperanzadora de cara al futuro de la Selección sea Luis Milla. El joven talento, en su debut en Primera División, impuso su ley en el centro del campo del Granada e hizo un golazo tras una potente arrancada. A sus 25 años, y tras temporadas de éxito en Segunda, las aspiraciones del equipo nazarí le podrían dar una oportunidad con la absoluta.

Luis Milla, una de las sensaciones de la primera jornada.

Gerard Moreno, por su parte, fue el gran ausente en la primera lista de la temporada de Luis Enrique, aunque acabó entrando en segunda instancia tras la marcha de Mikel Oyarzabal. En la primera cita, anotó de penalti, presentando así su candidatura, un año más, al rey español del gol. Rubén García, uno de los líderes indiscutibles de Osasuna; el nuevo rol de Manu Vallejo; o la inspiración de José Luis Morales son otros de los titulares que deja el fin de semana de los reencuentros. Su llegada a la Absoluta, eso sí, parece más compleja.

Los fichajes, desaparecidos

La crisis provocada por el coronavirus deja en LaLiga Santander menos fichajes que nunca. Si una de las llamas de la ilusión es siempre ver caras nuevas, este año no ha sido el caso. Eso sí, queda algo menos de un mes de mercado por delante y los movimientos terminarán llegando. Por el momento, solo doce incorporaciones han sido de la partida en la primera jornada: Luis Milla (Granada); Coquelin y Parejo (Villarreal); Orellana y Bruno (Valladolid); Juan Cruz (Osasuna); Andrés Fernández y Maffeo (Huesca); Renato Tapia (Celta); Negredo (Cádiz); Battaglia (Alavés); y Claudio Bravo (Betis). 

La media es de menos de un fichaje por equipo, si bien se trata de algo anecdótico. Sin ir más lejos, el Valencia aún no ha fichado; David Silva no pudo entrenar por coronavirus; Lucas Torró (Osasuna) o Kubo (Villarreal) apuntan a titulares habituales; Calleri (Osasuna) o Lejeune (Alavés) están recién llegados... Aun así, si esperan importantes revoluciones como la que vivió la pasada temporada el Sevilla, tendrán que esperar, al menos, a la temporada 2021-22.

Los cinco cambios, a debate

En uno de los enredos más sonados entre LaLiga y la Federación este pasado verano se encuentra el tema de los cambios. La patronal quería olvidar la regla de los cinco y dejar los tres habituales. Los clubes pidieron lo contrario y la RFEF resolvió en su favor. La variación de las sustituciones plantea diferentes hipótesis. Por un lado se apunta a que favorece a los grandes por profundidad y calidad de plantilla. Por otro, que iguala las fuerzas, en especial en el plano físico, en la recta final de los partidos. Independientemente de ello, ¿cómo han influido en la primera jornada de torneo doméstico?

En lo que respecta al gol, Manu Vallejo, con dos dianas, y Tello fueron los únicos suplentes en festejar esta jornada. El Granada empleó sus sustituciones para rodar a Kenedy o darle oxígeno al equipo para mantener el resultado. El Athletic, a la desesperada, metió sin éxito a hombres de ataque. Williams estuvo participativo y los chavales de la casa tuvieron una oportunidad que quizás con el reglamento anterior no hubieran logrado.

Javi Gracia, en el partido ante el Levante.

Javi Gracia, en el partido ante el Levante.

Ni Alavés (4) ni Betis (3) agotaron sus posibilidades, quizás ante la falta de efectivos en el banco. Eso sí, Tello revolucionó el marcador con un gran gol al filo del final. Tampoco gustó la nueva normativa en el duelo de Pucela. Valladolid y Real Sociedad, como antaño, solo hicieron tres sustituciones. El Villarreal apuró hasta el 77 para mover por primera vez el banquillo, al contrario que el Huesca, que menos acostumbrado a competir en la élite, metió hombres de refresco y aguantó el tipo en la recta final.

Pese a que Javi Gracia pidió desesperadamente incorporaciones a su directiva, el Valencia ganó el partido desde el banquillo. Entraron cinco y Manu Vallejo, uno de ellos, dio el triunfo a los suyos en el derbi. Racic o Rubén Sobrino, para nada habituales, tuvieron minutos por las circunstancias. Debió pensar Arrasate que aquello que funciona mejor no tocarlo y solo hizo tres sustituciones ante el Cádiz. Los de Cervera dieron un arreón en la segunda mitad en busca del empate, en parte gracias a la inyección física que aportaron los revulsivos.