REAL MADRID

Hazard, en manos de Zidane

El belga está lejos de su mejor forma y con alguna duda en torno a su tobillo. El técnico debe apostar por rodarle jugando o que espere su momento.

Eden Hazard se incorporó hace varios días a la pretemporada del Real Madrid tras el parón de selecciones, en el que acudió con Bélgica como suele hacer siempre. No sólo es su jugador bandera, también es el capitán del combinado que dirige Roberto Martínez. Y en calidad de eso mismo, de líder del vestuario, fue llamado por Bélgica para los dos duelos de la Copa de Naciones, pues se quedó en el banquillo en los dos duelos ante Dinamarca (0-2) e Islandia (5-1). En este parón de selecciones, que ha coincidido con el inicio de la pretemporada del Real Madrid, la presencia de Hazard con su país para no participar ni un minuto ha generado malestar, al entender que ha retrasado su puesta a punto. Esa puesta a punto con el Madrid arrancó hace unos días y ahora Hazard está en manos de Zidane, que debe decidir cómo conseguir que el belga alcance su cénit: a base de jugar o a base de entrenar.

Roberto Martínez ya avisó: “Hazard no está al 100% aún, no está en plena forma. Necesita ritmo de partidos”. Sí comentó el seleccionador que el belga está médicamente a tope, pero tampoco es eso así del todo: el primer entrenamiento de Hazard con el Madrid en la temporada 2020-21 consistió en sesión de fisioterapia y gimnasio para fortalecer su tobillo derecho, del cual se lesionó dos veces el curso pasado hasta el punto de necesitar cirugía para cambiar una placa de titanio mal sellada, consecuencia de una operación de su etapa en el Chelsea.

El Madrid debuta oficialmente en el curso 2020-21 el domingo 20 de septiembre en Anoeta, ante la Real Sociedad. Con menos de diez días por delante, es poco probable que Hazard llegue al encuentro en condiciones óptimas. Roberto Martínez considera que al madridista le hacen falta entre 45 y 60 días de entrenamiento para llegar a ese punto, mucho tiempo en el que Zidane debe estudiar cómo afrontar su caso.

El curso pasado, el francés lo tuvo claro: que Hazard encuentre la forma jugando. El belga empezó el curso con una lesión muscular, pero en cuanto la superó fue un asiduo del once hasta la visita del PSG al Bernabéu, en la que sufrió la primera de las dos graves lesiones que le deparó su primer curso en el Madrid. La cuestión este año está en que Hazard arranca con una plantilla mucho más experimentada y compenetrada, sobre todo a ojos de Zidane. El curso pasado se trataba de encontrar acompañante para Benzema y Bale (que empezó el curso de titular, aunque luego cayó en desgracia); ahora Hazard tiene que competir con Vinicius, Rodrygo, Asensio...

Junto a Hazard estuvo en el gimnasio Bale, que arrancó su trabajo el miércoles pasado tras estar concentrado con Gales, con quien sí jugó un buen puñado de minutos: 135' entre los dos encuentros del equipo que dirige Giggs. El galés llegó aduciendo un golpe en su rodilla derecha y ya son dos días entrenándose en el interior de las instalaciones de Valdebebas, a la espera también de que se aclare el panorama para él.

Desde Gales mandó un mensaje al Madrid sobre su futuro: “Está en manos del club. Pero lo está poniendo muy difícil...”. En Inglaterra ya se informa sobre que el Madrid está dispuesto a pagar una parte de su ficha (14,5 millones de euros limpios por temporada) con tal de encontrarle un equipo en la Premier. Una idea que no desagrada en absoluto a otro británico que vistió la camiseta blanca como Steve McManaman: "Espero que Bale pueda volver a la Premier y ser un jugador top. Ha sufrido diversas lesiones, en los últimos años no ha jugado mucho, pero debería estar bien. No sé si puede abandonar el club, si el Madrid quiere que se pague por el traspaso. Pero tiene que jugar al fútbol, en el Madrid o en otro club. En Inglaterra quieren que juegue y les gustaría que volviera a la Premier. Si no es en el Madrid, debería intentarlo en otro club".