REAL ZARAGOZA

De Benítez al Toro Fernández, once uruguayos en la historia del Real Zaragoza

El delantero centro charrúa es el octavo fichaje del equipo aragonés para la temporada 2020-21.

Zaragoza
Toro Fernández durante un entrenamiento del Celta en A Madroa
Salvador Sas DIARIO AS

El delantero centro Gabriel ‘Toro’ Fernández, cedido por el Celta de Vigo, se convertirá en las próximas horas en el octavo fichaje del Real Zaragoza para la temporada 2020-21 y en el undécimo uruguayo en la historia del club aragonés, una lista que abrió Benítez en la campaña 1960-61.

Julio César Benítez, un superclase y un portento físico que podía jugar en media docena de posiciones, fue el primer gran extranjero en la historia del Real Zaragoza. Sólo permaneció una temporada en La Romareda, pero entusiasmó como pocos a la parroquia zaragocista y dejó una huella imborrable. Llegó del Valladolid en el verano de 1960 a cambio de 2.050.000 pesetas (12.349 euros), lo que fue un fichaje récord en la historia del club, y un año después fue traspasado al Barcelona, donde haría historia, por nueve millones de pesetas (54.216 euros). En el Zaragoza jugó 30 partidos y marcó dos goles.

Julio César Benítez disputó 30 partidos y marcó dos goles en la temporada 1960-61.

El segundo charrúa en aterrizar fue el líbero y lateral izquierdo Juan Carlos ‘Cacho’ Blanco (1973-78), integrante de los célebres ‘Zaraguayos’. Fichado del Nacional de Montevideo por dos millones de pesetas (12.000 euros) fue subcampeón de Liga y de Copa y disputó un total de 130 partidos oficiales.

Enseguida ficharía el defensa central Daniel Cambón (1975-77), que pasaría con más pena que gloria –sólo siete encuentros oficiales-, pese a un marcaje recordadísimo y durísimo a Cruyff la famosa tarde del 4-4, en la que Diarte marcó tres goles y el árbitro, el valenciano López Samper, salió escoltado de La Romareda y en medio de un formidable escándalo por su descarada parcialidad en beneficio del Barcelona.

Rubén Sosa jugó 135 partidos y marcó 41 goles, entre ellos el que decidió la final de Copa del Rey de 1986, entre 1985 y 1988.

Pasaría luego una década hasta que firmara por el club aragonés un jovencísimo Rubén Sosa. El apodado ‘Principito’ o ‘Poeta del gol’ jugó de 1985 a 1988, con 135 partidos oficiales, 41 goles, entre ellos el que decidió la final de la Copa del Rey de 1986, y acabaría traspasado al Lazio de Roma por 182 millones de pesetas (1.096.385 euros), cuando había costado 72 (433.734 euros) y fue también fichaje récord en la historia del club.

En 1990 llegarían dos uruguayos a la vez al Real Zaragoza, Edison Suárez, que venía como figura -86 millones de pesetas de traspaso (518.072 euros)- y fue un fiasco, y Gustavo Poyet -32 millones de pesetas de traspaso (192.771 euros)-, que venía como relleno y dio un gran rendimiento. Suárez (1990-92), un ‘10’ clásico, apenas jugó 16 encuentros, mientras Poyet (1990-97), un llegador excelente, jugó nada menos que 293 y marcó 80 goles, ganado la Copa de 1994 y la Recopa.

Gustavo Poyet, el extranjero con más partidos en la historia del Real Zaragoza, disputó 293 encuentros y marcó 80 goles entre 1990 y 1997.

El séptimo charrúa fue el lateral derecho Carlos Diogo, cedido en su primera temporada por el Real Madrid y luego adquirido en propiedad por 4,5 millones de euros. Diogo dio un nivel notable hasta que sufrió dos gravísimas lesiones de rodilla, que limitaron muchísimo su carrera, donde siempre se recuerda su pelea a puñetazo limpio con el brasileño Luis Fabiano. En total jugó 128 partidos, y marcó cinco goles, repartidos en dos etapas (2006-11 y 2014-15).

A Diogo le acompañaría en su segunda etapa en el Zaragoza el central Leandro Cabrera, con 113 partidos y cinco goles de 2014 a 2017, y una temporada después de marcharse Diogo ficharía el extremo Jorge Díaz (2015-16), de paso muy efímero: 19 partidos y un gol. El décimo uruguayo fue el central Marcelo Silva, que cumplió también una única temporada, la 2016-17, participando en 35 partidos y firmando un gol.

También nacieron en la República Oriental del Uruguay, concretamente en Montevideo, el portero Mario Bardanca y el medio volante Eduardo Endériz, pero ambos eran hijos de españoles, fueron inscritos al nacer en la embajada española y nunca perdieron la nacionalidad española, por lo que no forman parte de esta lista. Bardanca militó en el Zaragoza la temporada 1959-60, sin llegar a debutar en partido oficial, mientras Endériz jugó en La Romareda de 1963 a 1966, participando en 56 partidos, con tres goles, ganando junto a los ‘Magníficos’ las Copas del Generalísimo de 1964 y 1966 y la Copa de Ferias de 1964.