ATLÉTICO DE MADRID

Saponjic no se rinde

El ariete, de momento, ha aparcado las ofertas que maneja de Escocia y la Premier, a la espera de la oportunidad que le permita probarse en el Atlético.

La vanguardia vuelve a ser, como en cada ventana de mercado, actualidad en el Atlético. Uno de los nombres es el de Iván Saponjic, el ariete serbio de 23 años que llegó a la disciplina rojiblanca el pasado verano. El balcánico no tuvo opciones durante el pasado ejercicio. Solamente disputó 64 minutos divididos en tres partidos. Menos de lo esperado, a pesar de que llegaba con la misión de aprender al lado de Costa de Morata, siendo la tercera opción. La realidad es que no pudo demostrar nada porque no hubo opción ni siquiera de hacerlo, pero eso no ha doblegado su voluntad.

Y esa es fuerte, como se pudo intuir en los tres ratos que ha jugado con la rojiblanca. Salió a por todas en cada uno de esos 64 minutos, en los que, solamente por voluntad e ilusión, pareció merecer alguno más. Simeone no lo consideró así, pero Saponjic no es de los que se rinde. No es ajeno a su situación, pero en su cabeza solamente está la ilusión de probarse para demostrar que puede ser jugador del Atlético. De hecho, en este momento su pensamiento es ese.

Saponjic ha aparcado, de momento, el interés de equipos como el Celtic en Escocia o el Crystal Palace en Inglaterra, a la espera de que pueda llegar en las próximas semanas esa oportunidad, ese partido que pueda cambiar su historia en el Atlético. Cerca tiene ejemplos de ello. Mismamente Costa, que pasó de ser descartado por Simeone y tener sacado el billete para marcharse a Turquía a ser el lugarteniente de Falcao y, después, convertirse en leyenda rojiblanca. Su historia cambió en una pretemporada y Saponjic espera lo mismo. Lo intentará. 

Saponjic no ha parado de entrenarse en las vacaciones.

Para empezar, no perdió el tiempo durante las vacaciones. Cuando volvió a su Serbia natal, se puso en manos de un preparador físico personal para llegar más fino que nunca a esta pretemporada. Y eso que, precisamente, la parte física es donde no se le puede poner un pero. Saponjic, además, se siente parte integrada en el vestuario. Ya no es solamente un peso pesado como Oblak quien le apoya, también otro como Saúl tiene siempre palabras y apoyo para él.

Durante el pasado mes de enero, Saponjic ya manejó interés de equipos españoles, pero no desistió. Para el Atlético, el joven delantero no es un problema, todo lo contrario. Para empezar, rebosa ilusión por jugar como rojiblanco, algo que en este momento parece faltarle a otros integrantes de la plantilla de Simeone en su misma demarcación. Además, a diferencia de otro tercer delantero como Kalinic, la inversión económica es ajustadísima. De largo el jugador con el salario más modesto del elenco, en contraposición al croata que percibía casi diez veces más. Aún quedan días para el cierre del mercado, la competición está a punto de empezar y Saponjic solamente espera ese partido, esa oportunidad que pueda cambiar su historia en el Atlético.