INGLATERRA

Del paro y casi dejar el fútbol, al Chelsea: la historia de Mendy

El que está a punto de convertirse en nuevo portero de los blues y competencia de Kepa, a conseguido llegar a lo más alto a sus 28 años, no sin antes haber pasado muchas dificultades.

Del paro y casi dejar el fútbol, al Chelsea: la historia de Mendy
LEE SMITH Action Images via Reuters

En ocasiones el fútbol da sorpresas, incluso a sus protagonistas. Es el caso de Edouard Mendy, guardameta del Rennes que está a punto de convertirse en nuevo fichaje del Chelsea y por tanto, quien compita por la titularida con Kepa Arrizabalaga en la portería de Stamford Bridge. El francés de 28 años y primo del madrista Ferland Mendy, estuvo a punto de dejar el fútbol de pura desilusión, pero finalmente ha conseguido llegar a lo más alto.

Y es que con 22 años terminó su contrato con el Cherbourg, un club de la tercera francesa por entonces. No le faltaban ofertas de clubes menores, pero Mendy se dejó llevar por su agente, quien le prometió un contrato con un club de la League One, la tercera inglesa, pero con mucho más caché que la misma categoría en Francia. La operación, que se le vendió como casi hecha finalmente no existió, por lo que Mendy tuvo que estar un año sin trabajo.

"Para un futbolista quedarse en el paro es igual que para una persona normal, una bofetada", relató en su día, además de confesar que estuvo a punto de dejar el fútbol. "Los errores continuados te acaban marcando y empiezas a pensar que no estás hecho para este trabajo", aseguró.

Sin empleo, regresó al club en el que se formó como juvenil, el Le Havre, y allí entrenó sin cobrar nada durante nada menos que un año, hasta que un excompañero de equipo le avisó de que el Marsella buscaba portero tras vender a sus porteros reserva. No lo dudó y consiguió el contrato, eso sí, solo como cuarto portero, jugando con el filial, pero entrenando con el primer equipo todo el año. "Alcancé un nuevo nivel en el Marsella", confiesa.

En 2016 cambió de aires ante la imposibilidad de disfrutar de minutos con Steve Mandanda en el Marsella, y recaló en el Rennes. Allí tampoco lo tuvo fácil de inicio. Johann Carrasso era el titular indiscutible y Mendy tuvo que esperar a que se lesionara para tener su oportunidad. Tras siete partidos y tres porterías a cero, la temporada siguiente comenzó como primer guardameta y ya no lo dejaría hasta hoy.