REAL MADRID

Se cumplen 65 años del debut del Madrid en la Copa de Europa

Los blancos derrotaron al Servette en Suiza con goles de Muñoz y Rial: comenzaba así la larga relación entre el trofeo y los blancos. Nadie ha levantado más que los blancos: 13 Copas.

El once que alineó el Madrid en el primer partido del Madrid en la Copa de Europa: Arriba, de pie, de izquierda a derecha: Alonso, Navarro, Oliva, Lesmes, Muñoz y Zárraga. Agachados, y en el mismo orden: Molowny, Pérez-Payá, Di Stéfano, Rial y Gento.

Se cumplen 65 años del primer encuentro del Real Madrid en la Copa de Europa. Un torneo que luce el nombre del conjunto madridista desde su inicio: fue Santiago Bernabéu quien decidió apoyar la creación de un torneo europeo.Una idea de Gabriel Hanot (editor de L’Équipe), en la que los campeones de cada Liga se midiesen para determinar un campeón final. Por tal motivo, el presidente madridista no dudó en organizar reuniones hasta formalizar el torneo (en un principio, la UEFA no veía con buenos ojos la propuesta porque le hacía sombra a la Copa de Ferias que había montado ella).

Tras un año de reuniones, en septiembre de 1955 arrancaba la Copa de Campeones de Clubes Europeos. El 8 de dicho mes de septiembre, los blancos debutaban en esta competición en Suiza, ante el Servette, y bajo la mirada de la Familia Real (la reina Victoria Eugenia, don Juan y don Juan Carlos ofrecieron una recepción a la expedición blanca). El escenario fue el estadio de Charmilles, en Ginebra. Cerca de 20.000 espectadores presenciaron un encuentro que marcaría una etapa dentro del madridismo y del fútbol mundial.

La Familia Real ofreció una recepción a la expedición madridista.

Los blancos eran claros favoritos ante un conjunto suizo que salió a no ser goleado. Con una poblada defensa de tres jugadores, a los que se sumaban los medios y algún que otro delantero, frenaba cualquier ataque madridista. Además, una vez sobrepasado el muro defensivo, el meta Ruesch impedía la llegada del tanto español. Pasado el agobio inicial, el Servette comenzó a mostrar su virtud: hacía gala de paciencia para llegar a la meta blanca e incomodar a Juanito Alonso.

Cuando menos se esperaba, llegó el primer tanto del encuentro. Di Stéfano controló el balón en el centro del campo. Cedió a Muñoz, que avanzó y disparó flojo sobre la meta suiza. Pero el balón fue cogiendo altura y sorprendió al portero helvético: era el primer gol del Madrid en la Copa de Europa. En una rápida acción de la delantera madridista Rial, de fuerte disparo, marcaba el segundo tanto. Los blancos comenzaban con victoria su historia de amor con la Copa de Europa. Era el primer paso en una leyenda que ha visto al Real Madrid levantar 13 títulos de este torneo: nadie más puede presumir de haber conquistado tantos. Historia que tú hiciste... historia por hacer.