ESPANYOL

Espanyol, Almería y Mallorca, a la caza de Michael Santos

El delantero uruguayo, de 27 años, del FC Copenhague y que en la 17-18 metió 17 goles en Segunda con el Sporting, es una seria opción para la delantera.

Michael Santos.
MARIANO POZO

Espanyol, Almería y Mallorca pujan por Michael Santos, delantero uruguayo de 27 años que tiene contrato hasta 2023 con el FC Copenhague pero con amplia experiencia en la liga española: jugó 30 partidos en Primera con Leganés y Málaga en los que anotó cuatro tantos y 38 con el Sporting en Segunda, donde hizo 17 goles. Este curso ha disputado 26 partidos con el club danés y ha conseguido siete dianas.

El jugador quiere romper su vínculo al menos esta temporada con el FC Copenhague. Santos llegaría cedido por una temporada con una opción de compra obligatoria de 1,2 millones de euros, y la entidad que finalmente lo fiche debería pagar el cien por cien de la ficha. A igualdad de condiciones, el Espanyol es el que tiene más capacidad teniendo en cuenta su límite salarial, que será el mayor de Segunda, aunque para ello deberá seguir dando salida a sus sueldos más elevados.

Santos actúa de delantero y ocupa plaza de extracomunitario, por lo que su llegada al Espanyol, en caso de que finalmente sea el destino, provocaría la cesión de Matías Vargas, jugador que esta pretemporada ha contado para Vicente Moreno pero no ha llegado a entrar en las alineaciones. Keidi Bare, el mediocentro del Málaga con el que hay un acuerdo, es albanés, pero según fuentes consultadas, tiene nacionalidad griega y sería comunitario.

Santos se dio a conocer en River de Montevideo, donde actuó 105 partidos, marcó 51 goles y dio 22 asistencias, una auténtica barbaridad que le llevó a disputar dos encuentros con la selección de su país. Llegó a Europa en la 2016-17, concretamente al Málaga, pero a partir de ahí encadena cesiones a Leganés y Sporting, donde en Segunda cuajó su mejor campaña al anotar 17 goles. Tras un año en Dinamarca, ahora quiere volver a España.

Su llegada también supondría la duda que sigue existiendo con la continuidad de Raúl de Tomás, teniendo en cuenta que la plantilla de Vicente Moreno ya tendría a otros jugadores para actuar en la punta de ataque.