REAL MADRID

Raúl es el heredero

El ‘Siete’ refuerza con la Youth League su futuro como relevo de Zidane y sigue la hoja de ruta que llevó a Zizou al banquillo blanco. Florentino le arropó en la final...

EI Real Madrid no sólo piensa a largo plazo con la plantilla (Odegaard, Vinicius, Rodrygo, Reinier, Kubo...), también lo hace con el banquillo. La hoja de ruta para el rol de futuro heredero de Zidane pasa por la figura de Raúl y su primer éxito como entrenador. La brillante conquista de la UEFA Youth League con el Juvenil blanco el pasado martes refrenda la apuesta de la entidad. Lo logró, además, delante de Florentino Pérez, que viajó a Nyon para apoyar al Siete y sus chicos...

El Madrid está más que feliz con Zizou (“Es un regalo del cielo”, proclamó Florentino tras la Supercopa en Yeda) pero el marsellés dejó un hueco enorme tras su primera salida que ni Lopetegui ni Solari lograron cubrir. Raúl sí podría, a ojos del Madrid, hacerlo. Porque replica, casi punto por punto, todos los ingredientes que facilitaron el éxito inicial del Zidane entrenador. Icono madridista como futbolista y está pudiendo hacer sus prácticas como técnico novato en categorías de formación y en La Fábrica, método perfecto para conocer sin intermediarios a los canteranos con más proyección para el primer equipo. Zidane se hizo con las riendas del primer equipo el 4 de enero de 2016 sin ningún trofeo o ascenso en su por entonces delgado currículum como entrenador. Raúl es ahora el técnico campeón de Europa en categoría Sub-19.

Cuando Dani Poyatos informó al club que dejaba en julio el banquillo del Juvenil A, al que había llevado a octavos de la Youth League antes del parón, para irse al Panathinaikos, el primer candidato como sustituto provisional fue Raúl. El Siete no había pasado por el prestigioso Juvenil A (saltó del Juvenil B al Castilla) y la Youth League siempre se la había resistido al Madrid. Raúl aceptó bajar temporalmente y convocó una videollamada para todos los Juveniles en la que les emplazó a una pretemporada al uso (34 días) para ir a por todas a por la título europeo. Una preparación que le sirvió al Juvenil para ser campeón tras ganar cuatro partidos en nueve días. Sacó el máximo partido a una generación que ilusiona a la entidad de Chamartín.

Raúl vive, se alegra y sufre casi como si aún estuviera al otro lado de la línea de cal, siendo futbolista. Riguroso cuando sus chicos se equivocan (no le gustó nada el cruce de cables de Jordi que le costó la roja ante la Juve en octavos) pero raudo para dar su apoyo en las malas, como su consuelo a Pablo Rodríguez cuando se lesionó al marcar el 0-1 en la final. “Nos transmite el ADN ganador del Madrid”, dicen sus Juveniles. Un gen con el que maneja el vestuario y que el club ve también en Zidane. El presente y el futuro.