ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético se enfrenta a la difícil misión de incorporar gol

El equipo rojiblanco peina el mercado para reforzarse arriba, pero con una situación económica muy delicada. Hay que cuadrar traspaso y ficha.

El Atlético sabe que tiene un problema grave de gol. Las cifras anotadoras fueron alarmantes pese a acabar consiguiendo el objetivo liguero y certificando la presencia en la próxima Champions como terceros gracias al arreón final tras el parón. Si el Atlético acabó en el podio no fue debido al acierto de sus puntas, donde Morata acabó como máximo finalizador en la competición con 12 tantos, la estadística más baja de un referente rojiblanco en Liga desde 1999.

Pero hacerse con un goleador en este mercado de fichajes es una tarea altamente difícil. La crisis provocada por el coronavirus también afecta de forma notable al fútbol y los recursos económicos del Atlético para hacer frente a nuevas incorporaciones son escasos. Miguel Ángel Gil ya anunció que "la idea es hacer 3 o 4 cambios en la plantilla como máximo. Tan sólo podrán llegar jugadores cuya inversión no supere el 25% de la cantidad que ingresemos por ventas de jugadores o ahorros por salidas de jugadores actuales". Uno de esos fichajes es el de Ivo Grbic para la portería. Otro se espera en el centro del campo y uno en la punta de ataque.

El futuro de Costa marca la planificación

Morata y Diego Costa no han vivido un buen curso de cara a puerta y si el primero ha hecho 16 goles entre todas las competiciones, el segundo ha acabado con cinco. La variante Saponjic ha tenido un papel residual y ahora el Atlético peina el mercado en busca de un delantero que pueda ser alternativa a sus dos ‘nueves’ o que sustituya a uno de ellos. Costa no tiene segura su continuidad, ya le queda únicamente un año de contrato y es uno de los salarios más altos de la plantilla.

En este caso, su salida permitiría abordar nuevas contrataciones, donde aparece de nuevo el nombre de Cavani. Con el uruguayo sería prácticamente un cambio de cromos: un jugador de 33 años para suplir a uno de 31 con otro salario altísimo, pero sin necesidad de negociar un traspaso, ya que se encuentra sin equipo. Curiosamente el Benfica se había convertido en el gran candidato para firmar a Cavani, pero sus altas pretensiones económicas le han descartado y los portugueses tienen en el propio Costa un plan B. En otras alternativas con menores aspiraciones salariales, el Atlético se ve con la gran dificultad de llegar a un acuerdo con el club de origen.

En el caso de Milik, las pretensiones del Nápoles han ido bajando notablemente, pero aun así son inalcanzables para el Atlético y no hay acuerdo para el intercambio de jugadores. Por Lacazette, deseo desde hace años, el club rojiblanco podría ofrecer a Lemar, pero el Arsenal tiene su interés en Thomas, un intocable para el Cholo. Otro que lleva tiempo en la agenda es Rodrigo y el Valencia necesita vender. Pero su temporada con únicamente siete goles y su posición más alejada del área cambia el estilo.

Existen otros delanteros de perfil más bajo pero que han rendido bien y están en la agenda como Luis Suárez, que hizo 19 goles en su cesión desde el Watford al Zaragoza o Chimy Ávila con sus 11 tantos en Osasuna antes de lesionarse de gravedad en enero. Un encaje de bolillos económico para poder cuadrar las cuentas tanto en el espacio salarial como en el caso de tener que pagar transferencia. La opción de incorporar a un jugador cedido como ya ocurrió con Carrasco en enero (por ejemplo en la misma liga china hay jugadores como Bakambu) también está sobre la mesa. Lo que también tiene claro el Atlético es que su esfuerzo importante llegará si hay un jugador que pueda mejorar lo presente, si no la delantera se quedará como está.