FRANCIA

Cinco estrellas a seguir en la Ligue 1: Neymar, Payet, David...

El campeonato francés 2020-21 arranca este mismo viernes y en el presente artículo analizamos a los cinco mejores jugadores del torneo doméstico.

Cinco estrellas a seguir en la Ligue 1: Neymar, Payet, David...
PHILIPPE DESMAZES / AFP

La Ligue 1 arranca hoy con un Derby Atlántico entre Nantes y Saint-Étienne. El campeonato francés, primero en dar por concluida la temporada de las cinco grandes ligas y primero en reanudarlo en 2020, regresa tras cinco meses de ausencia. En el presente artículo analizamos a las cinco estrellas de uno de los torneos más infravalorados de Europa.

Neymar

La cuarta temporada de Neymar en París arrancará de una forma distinta a las anteriores. Mientras escribimos estas líneas, el brasileño está a un paso de hacer historia con el PSG, ya que ha conseguido llevar a los parisinos a su primera final de la Champions League, algo impensable hace un año cuando forzó hasta el último minuto su retorno al Barcelona.

La plenitud futbolística de Neymar ha llegado en el PSG. Aterrizó como un extremo izquierdo que recibía abierto para encarar y se ha transformado en un jugador total, es decir, capaz de hacer de mediapunta, mediocentro o incluso delantero gracias a su astucia goleadora. Ha engrandecido enormemente sus cifras en el fútbol francés y el PSG ha conseguido competir por fin en Copa de Europa en parte gracias a la calidad técnica del astro brasileño.

Kylian Mbappé

Probablemente, la presente temporada será la última de Mbappé en el PSG. A sus 21 años, el internacional francés podría hacer historia el domingo contra el Bayern en la final de la Copa de Europa, convirtiéndose en uno de los jugadores más precoces en conseguir el Mundial y la Orejona. No obstante, el delantero quiere seguir agrandando sus registros en el fútbol francés, competición que ganó con el Mónaco en 2017 y con el PSG en sus dos años en la capital francesa.

Aunque Neymar siga siendo considerado como el jugador franquicia del PSG, la importancia de Mbappé con Thomas Tuchel se mantiene intacta. El de Bondy es el complemento perfecto para Neymar, ya que mientras uno aporta la mordiente ofensiva y la profundidad al espacio, el otro es el que genera la mayoría de las ocasiones de los parisinos entre líneas y se nutre de los movimientos sin balón de Mbappé. Un Mbappé que es peor jugador cuando Neymar no está en el campo y viceversa.

La ambición de Mbappé es uno de los atributos que mejor le definen. Aunque el PSG se ha convertido en una apisonadora implacable durante los últimos años en la Ligue 1, el ex del Mónaco quiere seguir batiendo registros y buscará por tercera vez consecutiva alzarse con el premio de máximo goleador del campeonato, algo que nadie ha conseguido en la historia del fútbol francés y que suponen un gran aliciente para un jugador cuyo rendimiento ha sido exponencial con el paso de los años.

Dimitri Payet

La temporada pasada fue una de las más inesperadas para el Olympique de Marsella. El gigante francés venía de no clasificarse a competición europea con Rudi García y la llegada de André Villas-Boas no pareció generar entusiasmo en la afición del OM. Sin embargo, el ex del Chelsea no solo devolvió la ilusión al Velodróme, sino que consiguió clasificar al club de forma directa a la Champions League.

Una de las claves de la fantástica temporada del Olympique de Marsella fue Dimitri Payet. Al igual que su equipo, el internacional francés realizó una de las campañas más completas de su carrera. Lo hizo sin la ayuda de Florian Thauvin, a priori la estrella del OM y que estuvo lesionado durante toda la temporada. Sin pestañear, Payet asumió el liderazgo en ataque del Olympique de Marsella y se convirtió en el pilar fundamental de los esquemas de André Villas-Boas. Acabó la temporada con nueve goles y cuatro asistencias y volvió a ser ese jugador que había maravillado al fútbol europeo en 2016 con la selección francesa.

De hecho, de no haber sido por el coronavirus, el fútbol habría sido justo con Dimitri Payet. En 2018 y tras un año extraordinario, el ex del West Ham cayó lesionado en la final de la Europa League, impidiéndole disputar el que habría sido su primer Mundial con "Les Bleus". Si la COVID-19 no hubiera trastocado sus planes, habría vuelto a la selección francesa e incluso se hablaba en Francia de una posible titularidad en la Eurocopa. A pesar de la vuelta de Thauvin, Villas-Boas tendrá que darle todos los galones del frente de ataque a Payet, ya que Rudi García no lo hizo en su última temporada en el Velódrome y acabó pagándolo en forma de resultados.

Wissam Ben Yedder

La salida de Wissam Ben Yedder al Mónaco fue una sorpresa para el mundo del fútbol. En el mejor momento de su carrera, el internacional francés decidió dejar el Sevilla para adentrarse en un proyecto dubitativo y sin estabilidad en los últimos años. Aunque acabó la temporada empatado a goles con Mbappé (18), la sensación es que el delantero no puede estar otro año más sin disputar la Copa de Europa.

Esta temporada, Ben Yedder seguirá en el Mónaco salvo sorpresa. La llegada de Niko Kovac al banquillo y de Paul Mitchell a la dirección deportiva han dado una ligera esperanza a los monegascos de enderezar el rumbo, ya que el equipo del Principado lleva dos años acabando la Ligue 1 más cerca de los puestos de descenso que de acceso a Europa. Por ello, la continuidad de Ben Yedder es más importante de lo que parece, pues el nuevo proyecto de Kovac girará en torno a él. Además, parece que este es el año más coherente en cuanto a fichajes se refiere de la entidad monegasca desde que se proclamara campeón de la Ligue 1 en 2017.

Jonathan David

Tras varias temporadas a un nivel brillante en Bélgica, Jonathan David aterriza en el Lille con la etiqueta de haber sido el jugador más caro de la historia de los norteños, que pagaron 32 millones por hacerse con sus servicios. El canadiense, que ya tenía el interés de media Europa, llega al fútbol francés para cubrir la baja de Victor Osimhen y para intentar ser uno de los mejores jugadores de la Ligue 1.

El fichaje del ex del Gent ha sido una de las apuestas más firmes de Luis Campos desde que llegara a la dirección deportiva del Lille. Hace dos temporadas, el club no tenía apenas ingresos y fichajes de tal calado eran imposibles de imaginar. David es un jugador especial cada vez que entra en contacto con el balón. Atesora una técnica desmesurada que le ha llevado a convertirse en uno de los mayores talentos del fútbol europeo. Sin ser el mismo perfil que Victor Osimhen, su calidad y su magnífica ocupación de los espacios al contragolpe le vienen como anillo al dedo a Christophe Galtier y su idea de fútbol vertical en el Lille.