CELTA

Se busca portero para futura suplencia

El Celta solo cuenta con un cancerbero profesional para iniciar LaLiga. Quiere fichar a un meta que acepte no ser la primera opción cuando Rubén se recupere.

Los porteros Raúl García, Iago Domínguez e Iván Villar posan durante un entrenamiento del Celta.

A falta de tres semanas para el arranque de LaLiga, el Celta solo dispone de un portero profesional. Iván Villar terminó la pasada campaña defendiendo la meta celeste después de que Sergio Álvarez y Rubén Blanco sufrieran lesiones de larga duración en el tramo final del curso. Ninguno de los dos recibirá el alta hasta octubre, como mínimo, por lo que el club olívico rastrea el mercado para fichar a un guardameta. Entre los criterios de búsqueda de la dirección deportiva se encuentra que el cancerbero contratado debe aceptar una más que probable futura suplencia.

Rubén se ha ganado la condición de titular indiscutible y la pasada campaña fue junto a Iago Aspas el jugador más determinante de la plantilla. El club ha demostrado una fe infinita en el canterano y tras su explosión definitiva el arco céltico se ha convertido en un coto privado del mosense. Para volver a ocuparlo tendrá que esperar, si se cumplen las previsiones más optimistas, hasta mediados de noviembre.

A principios de octubre podría estar de vuelta Sergio. Sin embargo, el presidente Carlos Mouriño manifestó en su última rueda de prensa que si LaLiga echa a andar en la fecha prevista por Javier Tebas, el segundo fin de semana de septiembre, el Celta se reforzará con un meta: "Si no empieza hasta enero ya no ficharíamos un portero. Si empieza mucho antes, tendremos que plantearnos el fichaje de un guardameta".

Iván Villar

Camino de cumplir su segunda semana de pretemporada, la plantilla que prepara Óscar García cuenta únicamente con Villar como único cancerbero profesional. Junto al internacional sub-21 de Aldán trabajan a diario el juvenil Iago Domínguez y el leonés Raúl García, que la pasada temporada estuvo cedido en el Atlético Astorga de Tercera División.

La intención del club es aumentar su nómina de guardametas con Dragan Rosic. El serbio recaló a préstamo en el filial el pasado mes de enero procedente del Almería y en los últimos partidos del curso ejerció de suplente de Villar en el primer equipo. No obstante, la negociación con la entidad almeriense para que el balcánico regrese a Vigo lleva semanas en punto muerto.

Independientemente de lo que suceda con Rosic, la directiva ha dado luz verde por primera vez en los últimos años a contratar un portero. Eso sí, debe ser una apuesta económica y tener claro el rol que le espera. De encontrar algo que encaje en el perfil anhelado, Villar podría salir cedido antes del 5 de octubre, fecha límite para realizar operaciones en este mercado.