VALENCIA

Gracia espera (mínimo) la llegada de un central y un mediocentro

Anil Murthy se reúne con el entrenador para pulir una confección de la plantilla en punto muerto en cuanto a llegadas por la necesidad de reducir costes.

Gracia espera (mínimo) la llegada de un central y un mediocentro
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Javi Gracia continúa en Paterna con la preparación del equipo. Lo hace consciente de que no todos los futbolistas que están a su mando lo estarán más allá del 5 de octubre (día del cierre de mercado en España) y a la espera de mínimo dos refuerzos. El técnico navarro no exigió cuando negoció su fichaje la permanencia de ningún futbolista en concreto, no por criterio deportivo sino porque entendía o asumía que las necesidades económicas llevarían al club a negociar por cualquiera, pero sí expuso (y le fue aceptado) una máxima: posición que quedase huérfana, posición que se reforzaría. Así, a día de hoy, como le expone a Anil Murthy en cada reunión que mantienen para planificar la confección de la plantilla, Gracia espera la llegada de un central y también la de un centrocampista.

Murthy y Gracia han hablado de ese tema a primera hora de la mañana y el presidente también ha pulsado el estado de ánimo de la plantilla por el tema de los pagarés. Desde el club se remarca que el asunto se resolverá de manera satisfactoria para los intereses de los futbolistas, a los que presentarán distintas fórmulas de cobro de sus fichas y a los que se les ha informado de que la causa en el retraso de los pagos se ajusta al "cambio en los ciclos de ingresos" (terminología que utiliza el Valencia para su exposición) causado por la pandemia. En resumen, los ingresos por traspasos que habitualmente se cierran en mayo y junio se han retrasado hasta agosto y septiembre y tampoco se ha inyectado a las arcas del club el ingreso anual que se realiza en julio por la renovación de los abonos.

Pero Gracia, si bien como informó AS.com el pasado martes se ha involucrado a favor de sus futbolistas en el tema de los pagarés sabedor de la inquietud que reina entre ellos, está centrado en sus principales faenas, que pasan por los entrenamientos y por la confección del plantel. De momento el Valencia ha traspasado a Ferran y Coquelin y ha dado salida a Parejo y Garay. A día de hoy la intención es que Jason ocupe la vacante en el extremo derecho y Racic, una de las dos plazas huérfanas en la medular. Pero la renovación de Hugo Guillamón no condiciona la búsqueda de un central, básicamente porque se da prácticamente por segura la salida de Diakhaby y/o Mangala. En el caso del primero si llegara una oferta interesante, en el del segundo simplemente para liberarse de su salario.

Dos nombres están en la palestra desde hace tiempo. Uno es Diogo Leite, otro es Yangel Herrera. La operación por el central portugués cada vez tiene menos adeptos en el club de Mestalla por cuestión económica y estratégica. Se considera que no son tiempos de invertir alrededor de 18 millones en una promesa y también se vería su llegada por esa cuantía como un mensaje difícil de entender para un vestuario al que se le pide comprensión financiera. Pero el control sobre el fichaje o no de Leite lo tiene Peter Lim y de ahí que nadie del club pueda cerrar la puerta de manera rotunda. Por su parte, en el caso de Yangel Herrera, como se viene informando, el Valencia tiene un acuerdo con el venezolano, aunque el cupo de extracomunitarios está completo y la operación sigue pendiente de la nacionalización de Gabriel Paulista o de la salida de Maxi Gómez (no es la intención, aunque está en el mercado).

Murthy, en su repaso con Gracia, también le ha informado del estado de la operación salida. AS informaba en su edición impresa de este jueves que el Valencia tiene un acuerdo cerrado con Pepe Reina, aunque condicionado a la salida de Jasper Cillessen. El guardameta holandés es un quebradero de cabeza contable para el departamento económico del club y su salida es tan prioritaria como compleja. Cillessen absorbe alrededor de 11 millones en el coste de la plantilla (amortización más salario) y la intención del club en este concepto es reducir el coste este año hasta unos cien millones y en dos temporadas hasta 80 (la plantilla del curso pasado ascendía a 163 millones). Otro de los futbolistas llamados a salir es Rodrigo Moreno. De hecho el club mantiene negociaciones abiertas con otros delanteros para ocupar la plaza del hoy capitán blanquinegro, al que le llueven sobre mojado los ruidos de un traspaso y no va a mover ni un dedo para salir este verano hasta que el propio Valencia le presente una propuesta.

Una plantilla de 22 profesionales más canteranos

El Valencia, a día de hoy, tiene en nómina del primer equipo a 26 futbolistas, incluidos cedidos como Álex Blanco, Carbonell o Centelles que regresan. Gracia está tomando nota de todos ellos, como es también el caso de Racic o lo será a partir de hoy de Jason, que se incorpora tras prolongar sus vacaciones tras terminar de competir con el Getafe el pasado 5 de agosto. La hoja de ruta de Murthy y Gracia pasa por pulir una plantilla con 22 futbolistas profesionales y completarla con canteranos. Ello, por lo tanto, a la espera de refuerzos, implica que en las próximas semanas se producirán salidas en plural, la mayoría con intención de hacer caja en la medida de lo posible y sobre todo para reducir el coste de la plantilla. En esos parámetros hay dos nombres (entre otros ya mencionados) señalados: Kevin Gameiro y Denis Cheryshev, dos futbolistas que deportivamente sí son del agrado de Javi Gracia.