REAL MADRID

Odegaard se machaca en Sierra Nevada durante sus vacaciones

El noruego lleva días trabajando en el Centro de Alto Rendimiento granadino para convencer a Zidane desde el primer día de que puede ser titular.

Odegaard, en San Sebastián.

Martin Odegaard está centrado en convencer a Zidane de que merece ser titular en el Real Madrid 2020-21, hasta el punto de que está utilizando sus vacaciones para trabajar físicamente, con el objetivo de llegar al primer día de la pretemporada en las mejores condiciones.

El noruego disputó su último partido con la Real Sociedad el 19 de julio, en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid, y desde entonces disfruta de tiempo de descanso. Zidane comunicó al Madrid que quería contar con Odegaard en la plantilla del curso que viene y el club blanco, a su vez, le trasladó este deseo a la Real Sociedad, que ya contaba con el nórdico para su siguiente proyecto; James saldrá y al Madrid no le sobran efectivos en el medio, a lo que se une la estupenda temporada de Odegaard en San Sebastián, que llamó la atención de Zidane.

El técnico marsellés siempre ha valorado al noruego, pero tampoco ha mostrado una gran predilección por él y siempre ha preferido que se mantenga cedido para seguir progresando ante su juventud (sólo tiene 21 años). Odegaard sabe que para parte en desventaja de inicio con los Casemiro, Kroos, Modric, Valverde e Isco, todos jugadores a los que Zidane conoce bien y con los que ha ganado títulos. De ahí que Martin haya elegido el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada para trabajar físicamente; el noruego lleva días acudiendo al mismo para ponerse a punto físicamente, en uno de los entornos de tecnificación deportiva más modernos que hay.

La no presencia de la Real Sociedad en competiciones deportivas esta pasada temporada permitió a Odegaard disfrutar de unas vacaciones largas: el Madrid regresará a los entrenamientos a finales de agosto (no hay día fijado aún), por lo que el nórdico habrá disfrutado de mes y medio de parón. Suficiente para haber realizado la oportuna desconexión (estuvo de vacaciones en su Noruega natal) y para centrarse ahora en trabajar en Granada, con la mente puesta en ganarse un sitio en el esquema de Zidane.